El Racing paga el peaje del retorno

Diario de Ferrol-2019-08-26-025-cab33726
|

El estreno del campeonato liguero del grupo 1 le sirvió al Racing para recordar cómo se las gastan en Segunda B. Un gol tras una jugada a balón parado y otro en una acción puntual se transformaron en los tantos que llevaron al equipo ferrolano a la derrota en el encuentro que lo enfrentó al San Sebastián de los Reyes. Fue el peaje pagado para acostumbrarse a lo que hay que hacer en esta categoría si quiere llevar un campeonato más o menos plácido y sin sobresaltos.

Bajo un intenso calor, empezó el cuadro madrileño empujando a través de un juego muy directo. Eso obligó a su adversario –en el que los cinco fichajes que realizó en verano ejercieron de titulares– a redoblar sus esfuerzos defensivos y a ver cómo a su adversario se le anulaba un tanto. Enfrente, el cuadro verde apenas era capaz de hacerse con la posesión de la pelota, que era de una escuadra local que coleccionaba llegadas sobre la portería racinguista aunque sin ser capaz de generar ocasiones de gran peligro para marcar.

Sacudido el dominio inicial del San Sebastián de los Reyes, poco a poco el Racing empezó a manejar la situación y a disparar sobre la meta contraria –un golpe franco de Pablo Rey que se marchó demasiado alto y un disparo de  Bruno Rivada que se escapó fuera por poco fueron sus mejores opciones–. Los últimos minutos de la primera parte, mientras, fueron intensos pero sin acierto, porque las dos ocasiones de las que dispuso Iván Bueno no llegaron a convertirse en gol pero dieron cuenta del peligro de la formación que ejerció de local en este encuentro.

Ruptura
En una segunda parte que empezó de manera más o menos tranquila, fue una acción a balón parado, como ya había vaticinado Emilio Larraz, la que rompió el partido. Un golpe franco botado por Emana se completó con el remate de cabeza de Fer Ruiz, que gracias a su remate adelantó a los suyos en un momento de la segunda parte en la que apenas se registraban llegadas –un disparo desviado de Joselu y otro del luego goleador local a las manos de Diego Rivas fueron los únicas acciones de cierto peligro para el cuadro verde–.

El tanto, sin embargo, obligó al cuadro verde a modificar su disposición y dar entrada a jugadores de corte más ofensivo en busca de la portería del San Sebastián de los Reyes. Pero esas acciones no se tradujeron en situaciones claras para marcar –tan solo un remate de Joselu, cuando se estaba cayendo, que fue a las manos del meta rival–. El San Sebastián de los Reyes, en cambio, sí encontró más espacios para buscar la sentencia a la contra, como pasó con una jugada por la banda izquierda de Iván Bueno –una pesadilla para Pau Bosch durante todo el partido–, que pasó a Joel para que este remachase a gol desde dentro del área.

Con dos goles de ventaja en el marcador, el cuadro local ya renunció descaradamente a buscar la portería contraria. Enfrente, el Racing acaparó la posesión en busca de la portería de un contrario que daba ciertos síntomas de fatiga y, aunque llegó con facilidad a las inmediaciones de la portería contraria, le faltó lucidez para resolver estas acciones –un disparo de Joselu ligeramente desviado y otro de Marcos Álvarez que se marchó alto fueron las mejores–. Por eso se quedó con un derrota que lo advierte de cómo se las gastan en la nueva categoría.

El Racing paga el peaje del retorno