Armengol, defensora de un gobierno de izquierdas, adelanta su “no” a Rajoy

La socialista Francina Armengol, durante una reciente audiencia con el rey ep
|

La presidenta del Govern balear, Francina Armengol, una de las voces que con más ha defendido que el PSOE intentara un Gobierno alternativo, trasladó ayer al presidente de la gestora, Javier Fernández, su “no” a la investidura de Mariano Rajoy e insistió en que la militancia “debe tener la palabra” para decidir.

Así lo dio a conocer Armengol a través de su cuenta de Twitter tras participar en la recepción tradicional que los Reyes ofrecen a una amplia representación de la sociedad española y que este año congregó a unos 1.300 invitados en el Palacio Real. La jefa del Ejecutivo balear lamentó, asimismo, que Fernández haya abierto el debate sobre la abstención antes en los medios que dentro del partido.

Por su parte, Fernández, presidente también del Principado de Asturias, no dio por hecho en conversación informal con los periodistas que los socialistas vayan a abstenerse en un eventual debate de investidura con Rajoy como candidato. Ninguno de los barones socialistas que acudieron a la recepción pudo avanzar de manera explícita que el PSOE vaya a permitir, con su abstención, que Rajoy continúe gobernando. Sin embargo, sí que se mostraron convencidos de que no habrá terceras elecciones.

Lo que no tienen nada claro los socialistas es la fórmula que utilizarán en caso de que decidan permitir a Rajoy gobernar, es decir, si se dará la instrucción de que el grupo parlamentario vote en bloque una abstención o si bastaría con que se abstuvieran aquellos diputados que forman parte de la dirección del Grupo Parlamentario o que ostentan algún cargo en la Cámara Baja, con tal de que sumasen al menos las 11 abstenciones que se precisan para que Rajoy tuviera más votos a favor que en contra.

Antes de mezclarse con el resto de los invitados, los miembros del Gobierno, presidentes autonómicos y máximos representantes de los poderes del Estado permanecieron en un salón separado del comedor de gala, adonde iban llegando el resto de invitados tras haber ido saludando en fila a los Reyes Felipe y Letizia en el Salón del Trono.

 

Solo un saludo

En ese salón coincidieron el propio Rajoy y el socialista Javier Fernández, pero, según este último, solo se saludaron. En conversación posterior con los periodistas, Rajoy se mostró especialmente prudente cuando se le interrogó sobre las posibilidades que tiene de ser investido presidente del Gobierno con una abstención del PSOE.

El presidente en funciones está convencido de que lo mejor que puede hacer ahora es guardar “silencio”, porque toca esperar a que los socialistas decidan qué van a hacer para evitar ir a una nueva convocatoria electoral. De hecho, reconoció que aún no ha empezado a preparar un eventual debate de investidura porque está centrado en la reunión que mantendrá este jueves con la primera ministra británica, Theresa May, a petición de esta para hablar de la salida del Reino Unido de la UE (Brexit).

No obstante, admitió que debería ir empezando a trabajar en el debate de investidura, en caso de que el rey le nombre candidato al término de la ronda de consultas con los partidos que hay convocada para los próximos 24 y 25 de octubre, justo un día después del previsible Comité Federal del PSOE en el que se debatirá el posible cambio de posición hacia una abstención. En este sentido, diversos dirigentes socialistas dejaron entrever que ese encuentro se celebrará el domingo 23, si bien aún no se ha convocado. Sin embargo, ninguno de los políticos que estaba ayer en palacio garantizó que el PSOE vaya a abstenerse. Así Fernández confesó que se siente más comprendido fuera de su partido.

Armengol, defensora de un gobierno de izquierdas, adelanta su “no” a Rajoy