El Baxi Ferrol gana, convence y pone un pie en la promoción

Pabellón de A Malata partido femenino de baloncesto entre el Baxi Ferrol y el Celta Zorka
|

Que nadie se deje engañar por el marcador, ni por lo visto sobre la cancha de A Malata en algunas fases del partido. El Celta es un buen equipo, un muy buen equipo. Por eso, los 47 puntos en los que lo dejó el Baxi Ferrol tienen algo de demérito olívico pero, sobre todo, mucho de mérito departamental. Porque ayer, las pupilas de Lino López, sin gozar de un acierto excesivo, ejecutaron a la perfección el plan de partido: en defensa, impedir que las jugadoras celestes que habitualmente tienen más puntos en las manos jugasen cómodas; en ataque, escenificar todos esos conceptos ofensivos que están trabajando.

Ambas cosas fueron suficientes para, sin prisa, madurar a un adversario que necesitaba la victoria con urgencia y que, tras su paso por A Malata, queda sensiblemente tocado y sus posibilidades de acceder al play-off muy limitadas.

El Baxi Ferrol arrancó titubeante y el Celta aprovechó esas dudas y sus minutos de mayor acierto –cuatro de los cinco triples que anotó llegaron en este período– para dar un pequeño estirón que Lino López cortó con un tiempo muerto cuando el marcador reflejaba un preocupante 4-12 después de un parcial visitante de 0-10. Las indicaciones del técnico surtieron efecto porque el conjunto departamental le devolvió la racha para hacerse de nuevo con el mando del partido. 

De hecho, habría llegado en ventaja al final de ese primer cuarto si no fuese porque, casi sobre la bocina, Senosiain anotó más allá de la línea de 6,75 en un último hachazo olívico (16-17).

Esa fue la última vez que las pupilas de Cristina Cantero tuvieron el mando del marcador, porque fue empezar el segundo cuarto y que el Baxi Ferrol se mostrase mucho más solvente atrás, más aguerrido y sacrificado para frenar al Celta desde todas las distancias. Mérito de sus interiores que, lo reflejen o no las estadísticas, se fajaron hasta la extenuación impidiendo que sus pares dispusiesen de acciones cómodas para encara la canasta y, ofensivamente, obligando a la defensa a cerrarse sobre ellas y habilitando las posiciones liberadas de sus compañeras. 

Mérito también de Marta Tudanca, confiable como siempre; de Macy Miller, más implicada en la dirección; o de Dynn Leaupepe –entre otras–, que liberada de la obligación de “subir” el balón pudo desarrollar facetas de juego en las que se siente más cómoda y resulta más efectiva. De hecho, la jugadora de origen samoano, con diez puntos en ese cuarto, varios robos de balón y objeto de algunas faltas, fue determinante para que el Baxi dejase atrás a su rival.

Fue el principio del fin para el Celta. Las olívicas llegaron al descanso “solo” diez puntos abajo, pero las sensaciones eran de que, o mucho cambiaban las cosas o la suerte del partido estaba más que decidida. 

Y así fue, porque, en el descanso, el conjunto que dirige Lino López insistió en su planteamiento para acumular ventajas que llegaron a los veinte puntos tras un triple de Patri Cabrera en una acción ofensiva de esas que demuestran toda la carga táctica que el equipo tiene detrás. 

Victoria, buenas sensaciones y el play-off al alcance de la mano.

El Baxi Ferrol gana, convence y pone un pie en la promoción