Las teleconsultas crecen un 9 por ciento en el conjunto del área sanitaria

Fotos Marcide CHUF
|

Las teleconsultas en la Xerencia Integrada de Ferrol crecieron un 9% durante el primer semestre del año respecto al mismo período de 2018, según reveló esta semana el Servizo Galego de Saúde (Sergas). Esta práctica, cuyo objetivo es evitar los desplazamientos innecesarios de pacientes desde los centros de salud a hospitales, se realizó en un total de 9.845 ocasiones, frente a las 9.010 del año anterior.

Mediante este sistema, los profesionales de Medicina Familiar y Comunitaria pueden contactar directamente con los especialistas del hospital, efectuando consultas concretas de los casos a tratar para determinar si es posible atender al paciente en el centro de salud o si es necesario su desplazamiento. Esto resulta especialmente crucial a la hora de no sobrecargar las salas de espera de los centros, así como evitar a los enfermos las molestias de tener que ir hasta su hospital de referencia o esperar hasta poder ser atendido por el especialista.

Así, el informe ofrecido por el Sergas apunta que las especialidades con un mayor número de consultas fueron Oftalmología (2.450), Digestivo (1.799), Dermatología (1.602) y Endocrinología (1.599), que supusieron en conjunto el 75,6% del total. Del mismo modo, las tres que gozaron de un mayor incremento porcentual fueron Pediatría –89 frente a 37 en 2018–, Radiodiagnóstico –de 151 a 336–, y Psiquiatría –343 frente a 165–. Finalmente, únicamente Medicina Interna (309), Reumatología (133), Neumología (129), Ginecología (95), Anestesiología (10) y Obstetricia (5) recibieron un menor número de consultas que el año anterior.

Extensión de la práctica
La práctica de las teleconsultas comenzó en 2009 con la especialidad de Oftalmología mediante la incorporación de retinógrafos en los centros de salud. Gracias a esta tecnología, los especialistas podían tomar una instantánea a color del interior del globo ocular del paciente; de este modo, por ejemplo, se hacía posible determinar si una retinopatía era de origen diabético, y por ello derivar al paciente al especialista adecuado en lugar de primero al oftalmólogo y más adelante al endocrino.

La segunda incorporación al servicio fue Nefrología en 2010, seguida de Dermatología en 2013. En este último, similar al oftalmológico, la instalación de dermatoscopios en los centros de salud fue crucial para su desarrollo. En este caso, el ingenio permitía un diagnóstico previo mucho más preciso y, por tanto, determinante a la hora de decidir el traslado del paciente. A partir de este punto, el gran éxito de la práctica hizo que poco a poco se sumasen otras especialidades. l

Las teleconsultas crecen un 9 por ciento en el conjunto del área sanitaria