Los trabajos de reparación del pabellón del colegio Cruceiro de Canido comenzaron ayer

la empresa adjudicataria comenzó ayer el arreglo de estas dependencias escolares d.a.
|

Tal y como estaba previsto, ayer comenzaron en el colegio Cruceiro de Canido las obras de reparación del pabellón polideportivo, cerrado desde hace casi tres semanas debido a las fuertes goteras registradas en su interior. Según avanzó la pasada semana la propia concejala de Educación, Susana Martínez Galdós, se prevé que la actuación, que busca dar respuestas a las deficiencias más urgentes, concluya mañana miércoles, lo que permitiría reabrir de nuevo la instalación esta misma semana.

La directora del centro, Maravillas Beceiro, reiteraba ayer lo que dijo desde el mismo momento en que decidió clausurar, hace ya casi veinte días, toda actividad en dicho espacio: “en el momento en que terminen la obra se abrirá de nuevo el pabellón”, comentó ayer.

Como se recordará, la dirección optaba el pasado 10 de enero por el cierre de la insfraestructura al no recibir ninguna respuesta por parte del Concello tras las diferentes reclamaciones cursadas para exigir la reparación inmediata de un espacio cuyo deterioro, sobre todo debido a la lluvia, se iba haciendo cada vez más patente, entrañando un serio riesgo para la integridad física de los alumnos.

Atendida finalmente esta reivindicación, ahora se aguarda a la conclusión de los trabajos, que lleva a cabo la empresa Camoga, para poder retomar de nuevo las actividades desarrolladas en el pabellón, como la extraescolar de fútbol o aquellas que realizan varias entidades deportivas de la ciudad.

Además, los días de lluvia no se han podido llevar a cabo las clases de Educación Física ni los recreos en el caso de los alumnos de Primaria, al no disponer de un lugar cubierto para tal fin.

Junto a la dirección del colegio, también desde la ANPA se instó en su momento al Concello a solventar el problema, celebrando en su caso una original acción de protesta a través de la que exigían la reparación inmediata de la infraestructura.

Los trabajos que ayer se iniciaron, consistentes en la reparación de la cubierta –con importantes perforaciones–, y en la limpieza de los sumideros, están destinados a solventar las deficiencias más urgentes.

 

estudio

En caso de que estos trabajos no fuesen suficientes, tal y como se comprometió el Concello, se hará un estudio de la situación del centro para ver si es necesario llevar a cabo una actuación de mayor envergadura.

Las que ayer se iniciaron forman parte del paquete de actuaciones que el Concello de Ferrol ha previsto para el mantenimiento y conservación de los colegios públicos de la ciudad, y que será ejecutado por la empresa Camoga por un importe total de 30.000 euros.

 

Los trabajos de reparación del pabellón del colegio Cruceiro de Canido comenzaron ayer