Los astilleros retomarán la actividad de forma gradual a partir de mañana

La actividad en Navantia comenzará de forma paulatina a partir del próximo lunes | jorge meis
|

La vuelta al trabajo en las instalaciones de Navantia, de no haber cambios a nivel gubernamental que obliguen a un nuevo endurecimiento del confinamiento, ya es una realidad. Los sindicatos CCOO y CIG, a raíz de la última reunión del comité de emergencia, apuntaron ayer en sendos comunicados el establecimiento de la primera fase de reincorporación laboral en los astilleros, que tendrá lugar a partir de mañana lunes

De esta forma, la actividad se retomará en Ferrol en torno a los buques AOR, principalmente en el área de electricidad –donde operan Norinver, Pine y Rayma–, con dos turnos de sesenta personas cada uno. Por parte de las instalaciones de Fene, se reanudarán los trabajos del proyecto Kinkardine de eólica marina –Windar y Nervión–, en este caso con otros dos turnos, pero de setenta trabajadores. Paralelamente, tal y como anticipó la CIG, los trabajos considerados esenciales que se estaban realizando en las áreas de Turbinas y Carenas, así como los de limpieza y mantenimiento, continuarán como hasta ahora.

Satisfacción
El sindicato CCOO, mayoritario en ambos astilleros, manifestó su satisfacción con los acuerdos alcanzados con la dirección respecto a los protocolos de seguridad para el retorno a la actividad. Por medio de un comunicado, la central apuntó que el texto refrendado es un documento “vivo”, en el sentido de que puede “mellorarse diariamente” con nuevas medidas. En este sentido, CCOO apuntó que tanto la empresa como la parte social coincidieron en que debían darse dos condiciones fundamentales para la vuelta al trabajo: que todas las actuaciones serían consensuadas y que garantizarían “o retorno seguro dos e das traballadoras” a su actividad laboral.

Del mismo modo, la central quiso destacar que, pese a las diferentes posiciones de cada sindicato, la idea de adaptar los protocolos a cada centro fue bien recibida por todos los delegados de seguridad de los mismos.

Por otra parte, la CIG se mostró más escéptica con el documento, apuntando que su posición continúa siendo la de mantener la prudencia y afirmando que este retorno a la actividad, más allá de las actividades esenciales, responde principalmente a “presións empresariais”. De esta forma, la central nacionalista señaló que las medidas establecidas “no papel” están bien, pero que su aplicación es un asunto diferente y que velará por que todas ellas sean efectivas.

Respuesta a los empresarios
Paralelamente a esta vuelta a la actividad, el sindicato CCOO remitió un comunicado en respuesta a la exigencia de la Asociación de Empresas del Sector naval público de la ría de Ferrol (Aenfe) de volver a la actividad laboral de forma escalonada antes de que finalice el estado de alarma.

Así, la central criticó que la entidad “só actúa como tal baixo intereses propios”, dado que desde el inicio de la pandemia estuvieron “desaparecidos como asociación”. En este sentido, CCOO apuntó que el motivo de esto fue “aproveitar a crise e a desorganización empresarial” para que cada una de las compañías tomase ventaja de la situación como más le conveniese.

Los astilleros retomarán la actividad de forma gradual a partir de mañana