Nuevo golpe del Servizo de Gardacostas al furtivismo en el entorno de la ría de Ferrol

Material requisado en uno de los últimos operativos del Servizo de Gardacostas | cedida
|

El Servizo de Gardacostas de Galicia, dependiente de la Consellería do Mar, propinó recientemente otro duro golpe al marisqueo y la pesca furtiva en el entorno de la ciudad naval. El operativo, que da continuidad a los establecidos en el último mes a raíz del inicio de la campaña extractiva de centolla y buey de mar, abarcó buena parte del litoral de las provincias de A Coruña y Pontevedra, pero tuvo una gran incidencia en Ferrol y su área de influencia.

Así, en la propia ría ferrolana, la Consellería destacó una operación concreta con el equipo de buceadores del buque “Ría de Vigo”, el cual se saldó “con importantes incautacións”. Los agentes, detalla la Xunta, requisaron un total de 80 kilogramos de centolla; diez de vieira; cinco kilos de nécora; dos de zamburiña y otros tantos de carneiro; y uno de almeja babosa, todos ellos sin identificar. Del mismo modo, también se aprehendieron una nasa y cuatro salabardos. En otro control, apunta el Servizo de Gardacostas, los funcionarios lograron incautar 21 kilogramos de centolla y siete de vieira, además de 800 metros de artes de enmalle y dos nasas.

Sin embargo, el mayor golpe en el entorno de la ciudad naval tuvo lugar entre las rías de Ferrol y Lorbé, donde fueron requisados unos 80 kilos de centolla; tres de pinto; otros tantos de choco; y 800 gramos de maragota. A esto habría que sumar la incautación de 4.400 metros de artes de enmalle por estar caladas de forma irregular y fuera del horario permitido.

Por último, la Consellería apuntó que también se realizaron operaciones en tierra –más concretamente en una depuradora–, aunque no detalló dónde.

Nuevo golpe del Servizo de Gardacostas al furtivismo en el entorno de la ría de Ferrol