Un “palo” para reflexionar

Pablo Rey, en el momento de abandonar el terreno de juego el pasado domingo jorge meis
|


Un palo muy grande. Así asumió la plantilla racinguista la derrota sufrida ante el Cádiz, que lo apea de un camino hacia el ascenso a Segunda División que mediada la liga regular parecía estar alfombrado, pero que poco a poco se fue complicando hasta perder en la última jornada de la primera fase el liderato que lucía desde la séptima –con hasta nueve puntos de ventaja sobre el segundo–, verse obligado a tener que superar tres eliminatorias para dar el salto a la categoría de plata nacional y caer ya a la primera.
Es, desde su regreso a Segunda B, la tercera temporada seguida en la que el Racing se clasifica para la fase de ascenso a Segunda, pero la tercera en la que queda apeado antes de tiempo. La derrota ante el Cádiz, de hecho, fue el reflejo de un tramo final de temporada que al equipo ferrolano se le acabó haciendo muy largo. Y más allá de apuntar posibles motivos para ello, jugadores como Diego Maceira recordaron que “es algo acerca de lo que tenemos que reflexionar y pensar fríamente, porque algo no estamos haciendo bien”. Víctor Vázquez, por su parte, recordó que “al final los resultados no fueron los de antes. En los dos últimos meses no ganamos tantos partidos, acertamos menos... Nos dejamos la vida, pero no pudo ser”.
En realidad, esta temporada el Racing no ha encajado un palo, sino dos. El primero fue la derrota sufrida en La Eragudina ante el Atlético Astorga, que dejó al equipo ferrolano sin el liderato que había ostentado desde la séptima jornada. Y, aunque como recuerda Víctor Vázquez, acabar la liga regular de primero no garantiza el ascenso, “supone una gran ventaja” con vistas a la promoción. De hecho, a pesar de la mejoría mostrada en el partido de ida de la eliminatoria frente al Cádiz, la derrota sufrida en el de vuelta confirmó al bajón provocado por un revés que, tal y como recuerda el capitán Pablo Rey, “nos afectó a todos”.

planificación
Ahora llega el momento de pasar página y empezar a planificar la próxima temporada. Lo primero será buscar un entrenador que ocupe la vacante dejada por Miguel Ángel Tena, que al término del partido del pasado domingo anunció su marcha del cuadro de la ciudad naval –antes ya se lo había comunicado al grupo–. También se hablará con los componentes de la plantilla para decidir quiénes siguen la temporada que viene y quiénes no. Por ahora no ha trascendido, aunque lo que se estima es que el montante económico que habrá será menor que esta campaña, lo que puede repercutir en que los objetivos no sean tan ambiciosos.

Un “palo” para reflexionar