Inspeccionan la red de aguas fecales para evitar vertidos a la ría de Ares

Diario de Ferrol-2014-08-30-022-22b74c27
|

El Concello de Pontedeume está llevando a cabo una campaña de inspección de la red de alcantarillado para prevenir aquellos problemas que tienen su origen en el arrastre de impropios. La arena, según los expertos, obtura las canalizaciones y provoca paradas en los sistemas de bombeo. Los responsables municipales entienden que la presencia de áridos detectada en la red obedece, en la mayoría de los casos, a conexiones de traídas particulares a un sistema adecuado y destinado únicamente a la conducción de aguas fecales.
El Concello de Pontedeume tiene la intención, según apuntó el edil Javier Crespo a este diario, de inspeccionar toda la red de canalizaciones para evitar aportaciones impropias y así normalizar el funcionamiento del servicio de saneamiento.
Crespo señaló que  cualquier irregularidad en el funcionamiento de una estación de bombeo, como puede ser el caso de la que ahora funciona en la parroquia de Centroña, se traduce, casi con toda probabilidad,  en un vertido de aguas fecales a la ría de Ares-Betanzos.  El responsable municipal también consideró necesario concienciar al vecindario sobre el buen uso de los servicios municipales y, en concreto, el del saneamiento.
 
lavaderos de Centroña
El Concello comenzó esta semana a acondicionar el entorno de la estación de bombeo de Centroña y ya cuenta con el respaldo de la Diputación para acometer la reparación del lavadero situado en la zona. Los responsables municipales aseguran que se trata de una demanda vecinal, al tiempo que critican la actuación llevada a cabo por los anteriores  en el cargo al utilizar materiales inadecuados. Ambas actuaciones forman parte de un paquete de obras cuya inversión supera los 60.000 euros.
Al margen de las obras ya citadas, el Concello acometerá la reparación de las fuentes situadas en Cruz do Cabildo y Castrelo y la mejora de los caminos de Ventosa, San Bollo, Mosquiteiro y el de Piñeiro.

Inspeccionan la red de aguas fecales para evitar vertidos a la ría de Ares