El campeón no da tregua al Star Center

cobip
|

Perfumerías Avenida (17+16+19+17): Domínguez (7), Milavanovic (10), De Souza (8), Beard (6), Givens (20) -equipo inicial-, Elonu (10), Miloglav, LAura Gil (4), Salvadores (2), Quevedo (2) y Marginean.

Star Center Uni Ferrol (8+11+18+8): Ana Suárez (6), Ani Calvo (10), Bea Sánchez (11), María Pérez (3), Shacobia Barbee (12) -equipo inicial-, Jefferson, Patri Cabrera (3), Paula Cuiña, Carmen Fernández y Vilma Kesanen.

Árbitros: García León y Torres Sánchez. Sancionaron con 20 personales al conjunto local y con 10 al visitante. Eliminaron por tal motivo a Jefferson, del Star Center

Cancha: Würzburg, 2.000 espectadores.

Silvia Dominguez avisó, con un triple en la primera jugada, cómo se las gastaba el Perfumerías Avenida, que hoy en el Würzburg demostró que está un punto por encima en intensidad y velocidad que prácticamente todos los equipos de esta liga.

Las salmantinas defienden con el cuchillo entre los dientes desde el pitido inicial. Están encima, tocan, incordian, importunan a su rival en todas y cada una de las acciones y eso exige de su oponente un permanente desgaste físico pero también mental.

Es un equipo que defiende, pero con una verticalidad también manifiesta y, a pesar de los constantes ajustes defensivos planteados por el Star Center Uni Ferrol, la circulación de balón de las charras, a una velocidad estratosférica, les concedía continuas ventajas en ataque.

Sin embargo, motivado y fiel a lo que de él se espera siempre, el equipo de Lino López, con gran acierto desde el perímetro y dos triples de Ani Calvo y Bea Sánchez, llegó a mandar en el marcador y, así, en el minuto 3, el electrónico reflejaba un parejo 7-8 a favor de las ferrolanas que, sin embargo, se atoraron ahí.

El Perfumerías Avenida adelantó sus líneas, se aplicó en defensa y al Star Center se le hizo de noche. Algo más de 10 minutos sin anotar estuvo el conjunto blanco entre la mitad del primer cuarto y el ecuador del segundo. Diez minutos que, cuando enfrente tienes a un conjunto como el vigente campeón de liga, son una auténtica penitencia. Diez minutos en los que, a pesar de que defiendas razonablemente bien, te apliques en el rebote e intentes hilar fino en ataque, los puntos te van cayendo como losas.

Y en un visto y no visto, en diez minutos que volaron, el Perfumerías Avenida firmó un parcial del 15-0 que le permitió encauzar el partido (22-8).

Que un equipo como este te haga 33 puntos al descanso entra dentro de lo asumible, de hecho, está razonablemente bien. El problema radica cuando no encuentras la forma en la que encarar el aro, cuando los pases te los puntean -16 pérdidas del Star Center en la primera parte y 14 en la segunda-, cuando recibes el balón con una jugadora echándote el aliento en la cara y, para colmo, incluso cuando juegas con criterio, los tiros no te entran ¡-solo cuatro canastas de dos anotadas en todo el partido!-. La ventaja de las locales se escapó a los 17 puntos, que quedaron en 14 al descanso (33-19).

En el Perfumerías Avenida sale una jugadora del campo y entra otra mejor. Unas van, otras vienen y la intensidad y agresividad sobre el parquet siempre es la misma. Y eso castiga el cuerpo y mina la moral de cualquiera… bueno, de casi cualquiera, porque ni cuando estaba 19 abajo (41-22) el Star Center le perdió la cara al partido. Este equipo solo sabe morir matando. Ani Calvo, de nuevo con la mano caliente en el perímetro y Bea Sánchez, que se fue viniendo arriba con el paso de los minutos, anclaron a la pista a las de Lino, que lo dieron todo, todo, todo y llegaron a situarse a solo doce de su rival (45-33).

Pero, cuando te llamas Perfumerías Avenida, Erika Souza, Evens, Milovanovic y compañía puedes hacer más cosas que los demás. Porque eres buena… pero también porque te lo permiten. Te dejan bloquear al borde de la legalidad, te dejan ser ruda al meter las manos, te dejan campar en la zona con impunidad. Sería ridículo culpar a los colegiados de nada, pero está claro que, cuando las cosas se igualan, las decisiones controvertidas siempre caen del mismo lado. Hay que aprender que así se juega al máximo nivel.

Ni todo el pundonor del Star Center -en el que jugaron todas las jugadoras- evitó que el Perfumerías Avenida tocase zafarrancho de combate para que el hueco se volviese a ampliarse más y más… tanto que fue imposible hacer nada más que enseñar los dientes y dejar una advertencia… en cuatro días, en Esteiro, las cosas serán aún más difíciles.

 

El campeón no da tregua al Star Center