Una de cada cuatro personas no sabe quién le cuidará cuando sea mayor

|

Cuando uno piensa en la vejez, le suelen asaltar dudas sobre quién o quienes van a ser los que se ocupen de su cuidado en el caso en el que no se pueda valer por sí mismo. Un interrogante que, tal y como mostró el estudio ‘“Actitudes hacia el envejecimiento”, realizado por Sanitas y Bupa, le surge a una de cada cuatro personas en España, si bien el 60% cree que será su familia quien le atienda si lo necesita.

Se trata de una preocupación relativamente común entre las personas y, especialmente, entre aquellos de 25 a 45 años ya que, según el trabajo, hasta el 12% se cuestiona a diario cómo será su vida de mayor y un 20% varias veces a la semana. 

A todo ello se suma también las dudas de cómo se van a financiar los cuidados. En este sentido, según los resultados del estudio, el 52% cree que girará en torno a sus ahorros personales, mientras que un 48% piensa que su sustento dependerá de su pensión, el 24% de la financiación pública y un 22% de las pensiones privadas.

“Los cambios demográficos y el envejecimiento de la población conllevan un nuevo concepto de tercera edad. Por un lado, mayores cada vez más activos y, por otro, un creciente número de octogenarios. El aumento del dato de esperanza de vida, unido a las mejoras sociales y sanitarias hacen que resulte muy habitual la preocupación por las condiciones de vida en edades avanzadas porque casi todos nos proyectamos en esa etapa”, comentó el jefe de Gestión Asistencial de Sanitas Mayores, David Curto.

Y es que, llegar a la vejez implica la pérdida de facultades y la aparición de diversas enfermedades. De hecho, según expertos de la División de Incontinencia de SCA, casi el 20% de los españoles mayores de 65 años presenta alguna dificultad para realizar funciones básicas en su día a día como, por ejemplo, alimentarse, asearse, vestirse, sentarse o levantarse, y hasta el 50% de los mayores de 75 años tiene problemas para salir del domicilio.

Esta inmovilidad es además una de las causantes de la aparición de enfermedades como incontinencia urinaria, infecciones, obesidad , diabetes o insuficiencia cardiovascular, entre otras. En concreto, según informó la compañía Boehringer Ingelheim con motivo del Día Internacional de las Personas Mayores, que se celebró ayer, se calcula que las personas de entre 65 y 74 años conviven con una media de 2,8 problemas o enfermedades crónicas, casi el 98% tiene un problema visual.

Una de cada cuatro personas no sabe quién le cuidará cuando sea mayor