Pablo Rey, leyenda del racinguismo

Diario de Ferrol-2019-04-22-034-416295bc
|

Noventa y nueve goles con la elástica verde y dieciséis años separan las trayectorias de Pablo Rey y Luis Rodríguez Chacón, presente y futuro del racinguismo, que compartieron ayer un capítulo importante en su historial deportivo. El capitán, que hace apenas siete días había alcanzado a Pazolo como máximo goleador del conjunto verde, logró con los dos tantos que marcó ante el Boiro rebasar esa cifra y, de paso, convertirse en el único jugador en la historia del club ferrolano que alcanza la emblemática cantidad de cien tantos. Su hito se produjo, curiosamente, en el mismo encuentro en el que el canterano cumplía el sueño de cualquier niño formado en las categorías de base de la entidad: “marcar mi primer gol en A Malata”. 

Una jornada inolvidable para ambos pero de la que Pablo Rey fue el gran protagonista. Acertados como nunca, los Diablos Verdes lo agasajaron después del primero de sus goles con una pancarta que resume a la perfección en lo que se ha convertido el ferrolano en los últimos años para el club: “Ya eras historia racinguista. Ahora eres leyenda”. 

Orgulloso de alcanzar este registro y de “pertenecer a la historia de este club”, Pablo Rey asumía su cuota de protagonismo en una jornada como la de ayer, pero recordaba que sin compañeros como “Marcos, Adri, Joselu, Juan o todos los demás, no sería capaz de meter los goles que llevo” y por eso, no le gustaría que este aspecto individual hiciese olvidar “la temporada que están haciendo mis compañeros, todo ese esfuerzo y todo por lo que estamos pasando este año...”

Y es que estos cien goles de Pablo Rey son un éxito personal, pero con un trasfondo colectivo. Así que en una ocasión tan señalada el jugador se acordó de su familia, de sus amigos, de su gente, “de los que están cerca de ti, los que están cuando llegas a casa después de perder o cuando no te salen las cosas y te levantan el ánimo”. Pero también de todos los compañeros que ha tenido a lo largo de estos años, del club y, sobre todo, de la afición, “que hoy me ha demostrado su cariño. Y eso es lo que me llevo, ese es mi título personal, algo que no consigue todo el mundo y menos con la gente de tu ciudad. Eso es lo que me enorgullece”, insistió agradeciendo esa pancarta.

Pero ni el centenar de goles que acumula como racinguista, ni los veintidós que lleva ya marcados esta campaña –“desde prebenjamines es la mejor cifra”, bromeaba– hacen que Pablo Rey aparte la cabeza de lo que realmente le importa esta campaña: “Todos me dicen que hay que seguir metiendo, pero lo que no se me olvida es ese miniobjetivo de quedar primero y, sobre todo, ese gran objetivo que es el ascenso”. Y es que hasta que lleve de nuevo al Racing a Segunda B la alegría no será completa para el ya histórico racinguista Pablo Rey.

Pablo Rey, leyenda del racinguismo