Navantia impide votar en el astillero la suspensión de la huelga de las auxiliares

Vicente Vidal –en primer término– y Javier Galán habían gestado en la mañana de ayer esta vía de salida al conflicto.
|

Navantia no permitirá celebrar dentro del astillero la votación prevista para hoy en la que se iba a decidir sobre la suspensión temporal del paro indefinido que se extiende desde hace tres semanas, con el objetivo de iniciar una negociación con la patronal que permita resolver el conflicto laboral de las compañías auxiliares.
Así lo habían acordaron el presidente del comité de empresa, Javier Galán (CCOO), y el responsable del comité de huelga, Vicente Vidal (CIG) durante una asamblea celebrada ayer en las puertas del astillero y que ya contaba con el beneplácito del resto de sindicatos (CCOO, UGT y MAS).
Según lo expuesto ayer ante medio millar de trabajadores, la previsión era en que esta consulta pudieran participar “todos aquellos que disponían de pase personal para acceder a los astilleros a día 3 de octubre”. De este modo, se permitiría el acceso de los operarios que habían sido despedidos a lo largo de las últimas semanas a raíz de la huelga. Así, estaba previsto que la votación de carácter vinculante se llevase a cabo en urnas dentro de las instalaciones de Navantia entre las 10.00 y a las 14.00 horas. Esta nueva vía podría solucionar, en parte, el problema de la legitimidad de los participantes. “No es necesario disponer de censos, ya que solo podrán acceder al astillero los trabajadores de la industria auxiliar acreditada, para poder acabar con este conflicto de una vez, y que sean los trabajadores los que lo decidan”, aclaraba ayer Javier Galán.
Sin embargo, a última hora de la tarde, la dirección de Navantia respondió a esta petición del comité de empresa afirmando que “no puede permitir el acceso a sus instalaciones a ese colectivo para realizar una votación”.
Argumentan que los astilleros son centros productivos de una actividad industrial y para el desarrollo de actividades dentro de ellos la ley exige que se cumplan las oportunas medidas de prevención de riesgos laborales, recordando que muchos de estos trabajadores convocados podrían ya no estar dados de alta en la Seguridad Social, e incluso los que siguen de alta podrían no estar protegidos por su seguro para este acto.
A pesar de esto, Navantía explicó que “con el máximo afán de colaboración y de facilitar el desarrollo de la votación pone a disposición de los organizadores las medidas de control, tornos y lectores de tarjeta necesarios en el sitio próximo al astillero que determinen “Facilitará por tanto la votación e identificación con todos los medios posibles, pero fuera del astillero”, explicaron desde la cúpula del astillero público. Javier Galán lamentó la noticia, pero aseguró que su capacidad de actuación terminaba ahí. “No podemos hacer más”, indicó. Al cierre de esta edición, los sindicatos no habían acordado ninguna medida alternativa tras el contratiempo de última hora.

Propuesta
En concreto, lo que se quería consultar a los trabajadores era si aceptaban la contraoferta realizada por la patronal a los cuatro sindicatos, que el lunes presentaron un documento conjunto a los empresarios como condición para suspender temporalmente los paros e iniciar la negociación de sus condiciones en el convenio.
La parte empresarial se comprometió a compensar los días de huelga con dos fórmulas: o bien con tiempo por tiempo o con vacaciones, dependiendo de las condiciones de cada trabajador.
Además, siempre con la condición de suspender la huelga, la patronal aseguro aplicaría una mejora sobre las tablas salariales que se acaban de aprobar en el nuevo convenio ferrolanos. “Nuestra oferta es pactar con los sindicatos una cantidad que sea asumible por las empresas e incorporarla a la base del convenio. Y todo esto con una particularidad, que tendría carácter retroactivo desde la fecha de la firma del convenio”, detalló Ramón Franco, presidente de la Asociación de Empresarios de Ferrolterra.

“Engañados”
Tanto desde la patronal ferrolana como desde Asociación Clúster del Naval Gallego trasladaron ayer públicamente sentir “engañados” por la CIG, al estimar que “las propuestas y asuntos tratados en las reuniones” no se han transmitido a las plantillas o se han contado a medias”.
Franco también acusó al sindicato de “hacer pagar a los trabajadores las consecuencias de una negligencia total y absoluta” y puso en duda que se esté defendiendo los intereses de las plantillas. La consecuencia de esto, aseguran los empresarios, es que “los grandes damnificados sean los trabajadores”. “Nosotros hemos pasado por malos momentos y a esto también vamos a sobrevivir, pero la peor parte recaerá sobre los operarios”, lamentó Franco. l

Navantia impide votar en el astillero la suspensión de la huelga de las auxiliares