Carolina Pernas | “Este libro está pensado para hacer reír y, si es posible, reflexionar un poquito”

Carolina Pernas formó parte durante diecisiete años de la plantilla de Diario de Ferrol | jorge meis
|

Seis meses después de la autopublicación de la obra en formato electrónico en Amazon, “Invisible. Teoría y práctica de mi suicidio”, la primera novela de la periodista Carolina Pernas Sueiras (Ferrol, 1973), ve ahora la luz en papel de la mano de la editorial Embora. Esta tarde, a las 20.00 horas, será presentada en el Ateneo Ferrolán. La autora estará acompañada por el también periodista Nicolás Vidal y el editor Miguel Toval.

¿Cómo surge esta novela? 
Parte de una historia corta que escribí en un momento dado no sé si para animar a alguien o para animarme yo. Era una historia cómica sobre qué pasaría si un forense encontrara a una persona muerta con un contenido extraño en el estómago. Esa historia se iba ampliando pero estuvo en mi cabeza muchísimo tiempo antes de empezar a escribir la primera línea.

¿Y por qué esperó tanto? 
Pues no lo sé, a lo mejor es el proceso que tengo yo; a lo mejor prefiero escribir los libros en la cabeza antes de sentarme a escribir, soy un poco vaga (se ríe). En un momento dado, mis circunstancias vitales me permiten tener tiempo para escribir y aprovechar ese tiempo para sacarla de mi mente y ponerla en papel.

¿Qué nos puede avanzar de su novela y del personaje protagonista?
El personaje es literalmente como el título, es invisible. En su día a día prácticamente no la ve nadie, no la reconoce nadie, es una persona gris, totalmente prescindible. Ella piensa que, si desapareciese un día, nadie se daría cuenta. Eso es lo que ella cree.

Entonces decide suicidarse...
Sí, pero la decisión de suicidarse va acompañada de un poco de malicia, y dice “bueno, me van a ver, aunque sea después de muerta”. Entonces planea un suicidio que aparezca como un asesinato para que haya que dedicarle tiempo, recursos, la policía tenga que investigar… etc. Y esa es su primera intención. Lo que pasa es que un incidente, cuando se está preparando, hace que además decida vengarse de las personas que le han hecho daño y diseña una serie de pequeñas venganzas, ninguna especialmente seria hasta la definitiva. Se cuenta cómo planifica ese sucidio/asesinato, cómo creen que la ven a ver los policías cuando vengan, cómo cree que va a ocurrir la investigación, y la planificación y ejecución de esas pequeñas venganzas.

Una perspectiva, sin duda, distinta de abordar el tema del suicidio.
La perspectiva es realmente diferente a lo que puedas pensar cuando uno habla de un suicidio. El libro está pensado para hacer reír y la historia está vista desde el punto de vista de una persona que está pensando como meta final en el suicidio pero en realidad estamos hablando de todo el proceso, y es un proceso que está visto desde el punto de vista cómico. El libro está pensado para hacer reír y para hacer pensar de vez en cuando un poco sobre cosas que a veces no nos planteamos porque estamos preocupados con problemas un poco absurdos de la vida diaria y no nos planteamos cosas más serias.

¿Considera que hay cada vez más “invisibles”, como el personaje de su libro, en la sociedad actual? 
Definitivamente cada vez hay más personas invisibles, lo cual es una lástima. Porque yo soy de las personas que piensan que todo el mundo tiene algo que aportar, nadie nace siendo invisible.Yo creo que la sociedad va relegando a las personas menos interesantes, menos agraciadas, menos graciosas, menos carismáticas... y las va abandonando por el camino como una especie de selección antinatural, porque no destacan. Somos una sociedad tan artificial que realmente las conexiones que existen son también artificiales, igual que se crean en un microsegundo, se pierden en el mismo tiempo, y está convirtiendo a todo un grupo de gente en personas desconectadas, que a efectos prácticos son invisibles.

Tras la publicación de esta primera novela, ¿tiene nuevos proyectos literarios en mente? 
Sí, tengo más historias en la cabeza, algunas ya están a medio escribir y entonces intentaré ponerme las botas de trabajo y no dejar que la vagancia acabe con mis posibilidades.Así que sí vamos a seguir con ello.

Carolina Pernas | “Este libro está pensado para hacer reír y, si es posible, reflexionar un poquito”