El Villarreal se estrena fuera

|

sevilla 1

villarreal 2

Sevilla: Javi Varas; Coke (Trochowski, m.46), Fazio, Escudé, Fernando Navarro; Jesús Navas, Medel (Reyes, m.46), Rakitic, Manu del Moral; Kanouté y Negredo..

Villarreal: Diego López; Ángel López, Gonzalo, Musacchio, Joan Oriol; Cani (Marchena, m.84), Senna, Bruno, Borja Valero (Martinuccio, m.92); Camuñas; y Joselu (Hernán Pérez, m.73).

Goles:

0-1 min. 21: Borja Valero.

1-1 min. 33: Bruno.

1-2 min. 81: Camuñas.

Árbitro: Del Cerro Grande (Comité Madrileño). Expulsó por doble amarilla a Oriol (min.92). Amonestó a Coke, Escudé, Bruno, Gonzalo, Camuñas y Cani..

Campo: Sánchez Pizjuán, ante unos 35.000 espectadores.

El Villarreal ganó al Sevilla en el Sánchez Pizjuán y logró su primer triunfo de la temporada fuera de casa, lo que permite al ‘submarino’ amarillo emerger desde los puestos de descenso a costa de los sevillistas, que llevan siete partidos sin vencer y se hunden cada vez más en medio de la bronca de su afición.

El equipo castellonense, muy necesitado por su peliaguda situación, llegó con la plaga de bajas que le acompaña esta temporada.

Los de José Molina se hicieron con el control del centro del campo y fueron erosionando al equipo andaluz, que anduvo perdido, despistado y falto de intensidad, con lo que los amarillos, con Borja Valero al timón, aprovecharon la pasividad de su rival y, en su primera acción clara, se adelantaron en el marcador.

Los de Marcelino reaccionaron por su acuciante situación y, tras avisar con un cabezazo de Kanouté que despejó Diego López, equilibraron de nuevo el marcador en una rápida incursión por la derecha de Jesús Navas, cuyo centro desvió Bruno para marcar el 1-1 en propia puerta.

En la reanudación, Marcelino, muy presionado por la necesidad de su equipo y cuestionado por la grada, se la jugó con un esquema muy ofensivo. Ordenó pasar a una defensa de tres y reforzó el medio campo con la entrada del alemán Trochowski y de Reyes.

Asumir riesgos. Ése era el peaje de ir descaradamente a por el partido. El exceso de gente en ataque hizo recular al Villareal y el Sevilla, con mucho más empuje, lo intentó varias veces con Navas, Reyes, Trochowski y Kanouté, aunque con la contrapartida muy peligrosa de que a cada pérdida de balón sucedía una contra visitante.

El partido estaba loco. Los sevillistas, con mucha pólvora arriba pero con las líneas muy separadas y casi jugando a la ruleta rusa, permitían las salidas vertiginosas del Villarreal, que perdonó, no cerró el pleito por su ineficacia en el remate y fue diluyéndose.

Los sevillistas, sin orden alguno, buscaron un zarpazo que se les negó, y ante su desequilibrio y falta de norte el Villarreal aprovechó su momento, en la enésima contra llevada por Borja Valero, que materializó Camuñas.

El Villarreal se estrena fuera