Cinco paradas del tren de cercanías estrenarán máquinas de billetes

Nuevas máquinas expendedoras de billetes en apeaderos de Santa Cecilia
|

Las mejoras en el servicio de ferrocarril que realiza el recorrido entre Ferrol y Ribadeo pasan, por el momento, por la modernización del sistema de compra de billetes fuera del tren, es decir, por la instalación en algunos de los apeaderos y estaciones de máquinas expendedoras de billetes como las que ya funcionan en la estación de partida, Ferrol.
En la comarca, serán cinco paradas las que dispongan el próximo mes de noviembre –parece ser que comenzarán a funcionar el lunes día 5– de este servicio y ya están instaladas las máquinas aunque todavía no están operativas ni se puede acceder a ellas.
La idea es prestar un mejor servicio al usuario, un punto en el que tanto la empresa como los trabajadores del servicio podrían estar de acuerdo, al igual que los usuario. Sin embargo el problema continúa siendo, para los sindicatos, la falta de personal, en concreto revisores, en los recorridos.
Las máquinas expenderán los billetes pero, al contrario que sucede en la estación de Ferrol, los apeaderos no disponen de tornos por los que tengan que acceder al tren los pasajeros. De este modo, la falta de control parece que podría continuar como ya viene sucediendo actualmente, ya que se pueden hacer trayectos sin pagar, al no existir revisor que les venda el billete a bordo del vagón. 

Interventores
De hecho, uno de los problemas que desde la representación sindical de los trabajadores plantean es que los usuarios podrán comprar el billete –el objetivo final de las máquinas– o no hacerlo, sin que en el interior se les pida el tique, por la falta de interventores.
De hecho, las previsiones son que, en breve, en este trayecto comarcal solo queden tres interventores, por jubilaciones y traslados de parte de los pocos ya existentes.
Las peticiones de la representación sindical a la empresa pasan por poder disponer de ocho interventores, una cifra que no es descabellada teniendo en cuenta que hace diez años se disponía de once.
Actualmente, según informaron fuentes sindicales, han salido plazas de movilidad aunque no se conoce el número y, en anteriores ocasiones, ni siquiera se cubrieron para esta zona.

Manejo 
Aunque todavía no se sabe si habrá personal explicando o ayudando en el manejo de las máquinas expendedoras de billetes –los representantes de los trabajadores aseguran que no se les ha dado fecha ni explicación alguna al respecto–, lo cierto es que la utilización podría ser dificultosa, sobre todo para personas de avanzada edad. Además, no aceptaría todo tipo de descuentos a los que pueden acogerse los usuarios y en algunos casos, como los de la tarjeta dorada, es necesario introducir todo el número de la tarjeta, con la consiguiente complicación para las personas que hacen uso a diario de este servicio.
Desde el pasado mes de mayo se ha mejorado, sin embargo, la información al usuario con trabajadores de una empresa externa en algunos de los apeaderos que, además de vender billetes, ofrecen información al viajero.
Desde la Plataforma en Defensa do Ferrocarril también se han visto posibles pegas a las máquinas, ya que vienen reclamando desde hace tiempo que se doten de interventor todos los servicios en ruta porque sería “a mellor ferramenta nesta liña para o cobro de billetes, información, control estatístico”.
Por el contrario, consideran que las máquinas de autoventa de billetes presentan un servicio “que teñen un elevado custo de mantemento, e non é viable instalalas en todos os apeadeiros e estacións, además de ser focos de actos vandálicos e roubos”.
El funcionamiento final y la operatividad todavía no se puede comprobar en la comarca de Ferrol y de las 22 paradas que tiene el tren desde la ciudad naval a Ortigueira –cinco con estación– solo cinco contarán con las máquinas de venta.

Cinco paradas del tren de cercanías estrenarán máquinas de billetes