Los trabajadores municipales aparcan sus protestas con la llegada del nuevo edil

|

Las demandas de negociación con el gobierno local por parte del personal municipal no se han visto favorecidas en este primer año de mandato por los cambios en la titularidad del concejal del área de Persoal. La asunción de Bruno Díaz de esta concejalía ha supuesto, sin embargo, que los trabajadores hayan dejado aparcadas por el momento sus movilizaciones con el fin de “facilitar o traballo e darlle tempo ao novo concelleiro para a valoración de todos os temas pendentes de negociación”.
Desde que el bipartito FeC-PSOE tomó posesión han pasado ya por esta área municipal tres ediles, todos socialistas.
Felipe Sas fue el primero tanto en dirigir esta concejalía como en recibir las primeras críticas de falta de diálogo por parte del Comité de Empresa y Xunta de Persoal, que iniciaron sus protestas reclamando la convocatoria de la mesa de negociación en el mes de marzo, denunciando, además, que las reuniones que se celebraron estaban vacías de contenido y no se aportaba la documentación pertinente. Tan solo un mes después Sas presentaba, junto a Eugenia Freire, responsable de Facenda, su dimisión, aunque en ningún caso se vinculó con este tema.
De forma provisional asumió la responsabilidad de las negociaciones con el Personal la portavoz socialista, Beatriz Sestayo,  que, además, es la responsable del área de Benestar Social, una de las que centra gran parte de las demandas de los trabajadores por la escasez de personal y acumulación de trabajo.
Con la entrada de los dos nuevos concejales –Saínza Ruiz y Germán Costoya– se procedió a reorganizar las áreas y el edil Bruno Díaz ha pasado a ser el responsable de Personal. Ayer mismo se estrenó en sus contactos con los trabajadores con la celebración de su primera reu-nión con la mesa de negociación de la Xunta de Persoal y el Comité de Empresa. El edil manifestó su voluntad política “de impulsar e axilizar os temas que se viñeron tratando ata o momento”.
El concejal socialista quiere dar continuidad al trabajo realizado previamente y resaltó que se avanzará en la nueva relación de puestos de trabajo, una de las cuestiones demandadas por los empleados municipales.
Desde la Xunta de Persoal y el Comité de Empresa se explicó que teniendo en cuenta el nuevo reparto de delegaciones como “mostra de vontade por parte da representación sindical” se acordó paralizar las movilizaciones que se venían manteniendo desde hace casi tres meses, con el objetivo de facilitar el trabajo y dar tiempo al nuevo edil para la valoración de todos los temas pendientes de negociación, así como para la aportación de propuestas e informes pendientes. 
Los representantes de los trabajadores esperan que para la próxima convocatoria de la Mesa de Negociación “se lles dean cumprida resolución”.
Entre las reivindicaciones de los trabajadores se encuentra, como señalaron en distintas ocasiones, la elaboración de una nueva RPT, la convocatoria del Comité de Saúde, la cobertura de vacantes o la aplicación del calendario laboral.

Los trabajadores municipales aparcan sus protestas con la llegada del nuevo edil