El vuelo de Heathrow cancelado el domingo aterriza en Alvedro con más de doce horas de retraso

el ideal gallego-2019-04-09-011-fe072217
|

De nuevo el vuelo procedente de Londres y operado por Vueling se convierte en una odisea para los pasajeros. Alrededor de 180 se quedaron el domingo por la noche en tierra después de que la compañía decidiese cancelar el trayecto. La explicación, ofrecida por la plataforma Alvedro Vuela más Alto, es que la nave acumulaba dos horas de retraso y operar el vuelo desde Heathrow, en un horario en el que el aeropuerto coruñés ya estaría cerrado, implicaría retrasar todos los vuelos de la mañana de ayer. Finalmente, aterrizó en Alvedro en torno a las doce del mediodía, más de doce horas después de lo que debería haberlo hecho.


A pesar de que una vez en tierra muchos optaron por olvidar el incidente y salir cuanto antes de la terminal –algunos porque viajaban con niños y otros porque tenían que atender obligaciones laborales apremiantes–, no fueron pocos los que dedicaron sus primeros minutos en Alvedro a poner una reclamación. Sin muchas esperanzas, porque, algún pasajero comentaba que en anteriores ocasiones en las que había sufrido una cancelación por parte de Vueling no había recibido compensación alguna.

Incidentes
La falta de información y la sensación de abandono por parte de la aerolínea son las principales quejas de los viajeros, que denuncian, que, una vez más, Vueling se desentiende de los pasajeros coruñeses. Relataron que una vez cancelado el vuelo a última hora de la tarde del domingo la compañía les entregó vales para pasar la noche un hotel ubicado en una terminal diferente a la que se encontraban, pero no tenía intención de facilitarles el traslado. Las reiteradas protestas de los perjudicados, entre los que se encontraban familias con niños y personas de edad avanzada, hicieron que, finalmente Vueling pusiera a su disposición autobuses que los llevaron al hotel y los recogieron a las seis de la mañana de ayer para dejarlos de nuevo en la terminal desde la que tenía que salir el vuelo que finalmente los trajese a la ciudad. 

El problema una vez en Heathrow fue que el trayecto hasta A Coruña, al estar cancelado, no existía de forma oficial, por lo que a los pasajeros no se les permitía pasar el control de seguridad. Tuvieron que solicitar a la compañía que solucionase el incidente para poder embarcar al fin a las diez de la mañana. Tras un nuevo retraso en la salida del avión de alrededor de cuarenta y cinco minutos, el pasaje del vuelo procedente de Londres aterrizó al mediodía en A Coruña.

El vuelo de Heathrow cancelado el domingo aterriza en Alvedro con más de doce horas de retraso