La afición racinguista pierde la confianza

Racing Club Ferrol-Club Deportivo Fabril 3ª jornada, Segunda División B, grupo 1, de fútbol A Malata Jorge Meis (3-9-2017) TEXTO: Un aficionado protesta en la grada de Tribuna de A Malata
|

Los aficionados del Racing empiezan a impacientarse con la actuación de su equipo y los malos resultados que está cosechando en el campo de A Malata, una situación que le lleva a ocupar la undécima posición del grupo.

A través de las redes sociales muestran su preocupación por la mala trayectoria del conjunto y porque no ven al equipo reaccionar, como quedó demostrado el pasado sábado en el choque que el cuadro verde dirimió ante el Unión Adarve,  un conjunto semiprofesional, que se llevó los tres puntos del feudo departamental, porque se mostró más ambicioso que la formación local.

Además, los seguidores del cuadro verde no han aceptado de muy buen agrado que, en la complicada situación en la que está el equipo, en la zona media de la tabla, el entrenador se tome unos días de descanso para irse a la ciudad en la que vive, Córdoba, y se ausente del entrenamiento que la plantilla realizó en la jornada del lunes. Desde algunos bandos se le achaca “falta de compromiso”, aunque desde el club se recuerda que el técnico pidió permiso para ausentarse estos días desde hace varias semanas, porque tenía que arreglar algunos asuntos personales.

Lo que sí apuntan desde el club es que el sábado, ante el Unión Adarve jugaron siete futbolistas que hace dos años llevaron al Racing a una de sus mejores temporadas en la Segunda B, por lo que confían en la reacción del equipo.

Por otra parte, ayer el presidente del Racing, José Criado,  quiso hacer un reconocimiento a la figura del socio número 1 del club, Lucho Pérez Filgueira, que falleció en la jornada de ayer. “He acudido al velatorio y sus sobrinos me comentaron que hasta el último momento estuvo hablando del Racing, porque era un racinguista de pro y desde el club queremos reconocer su apoyo y los muchos años que ha estado como socio”.

La afición racinguista pierde la confianza