Alvariño denuncia haber sufrido “obstruccionismo” en la patronal

|

El presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG), José Manuel Fernández Alvariño, denuncia haber sufrido “un obstruccionismo claro” en el seno de la patronal gallega, a raíz del conflicto interno que se visualizó en el bloqueo de las cuentas de la entidad de 2014.

 Por este motivo, Fernández Alvariño decidió este viernes convocar elecciones, que estima que se celebrarán en enero, y sobre las que aún no confirma que se vaya a presentar. “No lo puedo decir ahora mismo”, señaló el máximo representante de los empresarios gallegos, en declaraciones a Europa Press.

En relación con una de las personas más críticas con su gestión, Antonio Fontenla, presidente de los empresarios de A Coruña y otrora máximo responsable de la patronal gallega, apuntó que “tiene todo el derecho del mundo a presentarse” y “cualquiera se puede presentar”.

Tras una reunión del comité ejecutivo a la que volvieron a faltar los presidentes de las confederaciones coruñesa y de Lugo, el responsable de la CEG defendió la convocatoria de comicios como una “decisión responsable” después de meses “en silencio” pese a estar “harto de filtraciones” y “claras mentiras”.

Entiende que “puede haber crítica a una gestión” pero que la actual “confrontación” no es “buena” para la CEG y solo busca el “desmantelamiento” de la entidad o que él dimita. Pero insisitió en que no va “a permitir” el desmantelamiento y no piensa “dimitir”, de ahí la cita con las urnas, cuya fecha se establecerá de acuerdo con los estatutos.

Alvariño, que accedió a la presidencia en julio de 2013, insistió  en que las cuentas están “auditadas” y “sin anomalías”, al tiempo que destacó que lo que él pretende es que haya “mayor transparencia” en el seno de la confederación. Según explicó, convoca los comicios porque cree que “no se puede estar en ‘stand by”, pese a que su mandato no concluía hasta mediados de 2017.

 Alvariño inició su andadura al frente de la CEG en 2013 después de haberse medido en dos ocasiones al presidente por entonces saliente, Fontenla.

En concreto, ambos se enfrentaron en 2001, cuando accedió por primera vez a la presidencia de la CEG el coruñés Antonio Fontenla –quien abandonó tras doce al frente de la organización– y en 2009, cuando el líder de los empresarios de A Coruña  volvió a obtener el respaldo mayoritario.

Alvariño denuncia haber sufrido “obstruccionismo” en la patronal