La crispación plenaria deja paso a la activación del saneamiento

pleno en Ferrol
|

El saneamiento de la ría –apostando por la remunicipalización– y todo el ciclo del agua, que fue tema estrella del gobierno local se volvió contra el ejecutivo una vez más en un pleno bronco y crispado en el que, aunque salió adelante el convenio con Augas de Galicia que permitirá el inmediato inicio del saneamiento, el regidor y su equipo tuvieron que vérselas con la crítica rotunda tanto de sus “aliados naturales”, exsocios de gobierno –PSOE– y BNG como con la derecha, que pese a aliarse con el ejecutivo en la votación, le echó en cara haber abandonado sus principios para seguir con la propia política iniciada por los populares en el tema del saneamiento.
Tampoco el público respaldó ayer en el pleno al alcalde y la Plataforma pola Remunicipalización que comenzó el mandato como aliada del equipo de Suárez, acabó gritando “vergüenza” al ver que el convenio con Augas de Galicia se aprobaba con los votos favorables de FeC, PP y Ciudadanos y la oposición de PSOE y BNG.
El alcalde, Jorge Suárez, destacó que se haya aprobado un convenio que, a su juicio, cumple con el paso que se quería dar “activar o saneamento das augas residuais e pluviais para a ría de Ferrol”. En este sentido, apuntó que se ha estado esperando por este momento más de 30 años y que no implica, en ningún caso, “a renuncia a remunicipalizar servicios nin a reclamar os danos na estación depuradora”.

Tontos útiles y buenos actores
Pese a que el alcalde, Jorge Suárez, pretendía pasar por el pleno sin intervenciones, alegando que todas las posturas eran ya conocidas e intentando que la aprobación del convenio con Augas de Galicia se valorase solo como el inicio del saneamiento, lo cierto es que, como el mismo reconoció, no pudo “resistirse” e hizo que las críticas de la oposición no cayesen en saco roto, centrando especialmente sus reproches en sus exsocios, los socialistas.
El debate se convirtió así en un espectáculo para iniciados en el que salieron a la luz lindezas de todo tipo. La portavoz socialista, Beatriz Sestayo, definió el convenio con la Xunta como “unha gran farsa” y enumeró una secuencia de “enormes mentiras” proferidas por el ejecutivo, que convirtieron a Ferrol en el “tonto útil” frente a la Xunta, la parte privada de Emafesa y el Concello de Narón. El alcalde agradeció la “moi boa interpretación” de Sestayo, que invitó al regidor a retirar sus palabras, cuestión que rechazó de plano.

De críticas y bromas
Lejos de aplacar los ánimos, el debate se fue encendiendo con las críticas de PP y BNG y prácticamente se obligó al alcalde a intervenir –sus intenciones, como el mismo dijo, eran solo ratificar lo dicho en otras ocasiones al respecto–. Aun así, no dudó en acusar al PSOE de “non ter vergoña nin dignidade” y en referirse a los dos anteriores ediles socialistas de Servizos –a los que definió en todo momento como “os dous amigos”– para acusarlos de “pedir informes e non sacalos do caixón”. Ironizó con lo “dignos e puros” que se muestran ahora cuando “a súa actuación foi cero”. 
No se quedó callada la portavoz socialista al acusar de “cobardía e mezquindade absoluta” al alcalde y tacharlo de “insultar aos que mantemos a mesma postura que ao principio”. Lo invitó así a “tomar unha copa na bañeira”, en alusión a las continuas bromas de Suárez.
El alcalde optó por pasar a la votación del convenio y consiguió sacarlo adelante con el apoyo de C´s y los populares que, como explicó Martina Aneiros, “no podemos negarnos a aprobar un convenio que firmó el PP”.
Entre abucheos del público, a los que el alcalde llegó incluso a contestar, se despidió el pleno, haciendo uso nuevamente de la ironía,  con un “¡a la bañera!”.l

La crispación plenaria deja paso a la activación del saneamiento