Buenos resultados, buenas sensaciones

Oviedo. Futbol. Real Oviedo B - Racing de Ferrol. Juan Llaca
|

El fútbol son resultados, pero también sensaciones y ambos fueron buenos en la victoria a domicilio del Racing ante el Oviedo B. A veces, el éxito radica en encontrar la línea a seguir aplicando el método prueba-error y el choque en tierras asturianas dejó a Emilio Larraz algunas claves de por dónde debe avanzar el cuadro ferrolano para consolidarse en la categoría. 

Por lo de pronto, la segunda victoria de la temporada y la primera a domicilio sirvió a los verdes para salir de los puestos de descenso. También valió como toque de atención: Si en esta liga hay que competir al máximo cada minuto para ganar, los once que jueguen han de rendir al cien por cien. “Si las cosas no funcionan tienes que mover al equipo, cambiar el sistema e intentar adecuarte a las circunstancias”, razona Marcos Álvarez, uno de los implicados en esa pequeña gran revolución que Emilio Larraz introdujo en el equipo que jugó de inicio en el Requexón.

“Es cierto que se quedó fuera gente de mucho nivel, pero somos una plantilla con muchos jugadores con experiencia y tablas en Segunda B”, insiste el jugador ortegano, que el domingo fue suplente pero que, cuando saltó al césped, reclamó su cuota de protagonismo fabricando junto con Pablo Rey la jugada que valió el gol y la victoria del Racing. Un tanto y tres puntos muy importantes, “porque justo ahora nos hacía mucha falta ganar, sobre todo fuera de casa. Es una buena inyección de moral”. 

Porque, "aunque es pronto y quedan muchas jornadas", Álvarez reconoce que "te ves abajo y que no das sumado de tres en tres y las sensaciones no son buenas". Por eso, la victoria es el mejor bálsamo, "porque te da pensamientos positivos". También porque detrás de ella se parapetó un equipo "bastante sólido todo el partido, que es cierto que no generamos muchas ocasiones, pero sabíamos que iba a ser muy disputado, y la que tuvimos la aprovechamos, que era lo importante". 

Ahora de lo que se trata es de darle continuidad a esa dinámica en el partido que el domingo medirá al Racing con el Atlético de Madrid B en A Malata, un duelo ante un equipo del que Marcos Álvarez advierte que "son chavales que van como motos, pero que al final va a ser como todos los de Segunda B. Ellos tienen mucha calidad, pero nosotros en A Malata somos fuertes, así que les vamos a dar mucho que hacer", sentencia. 

Impotencia
Si sufrir una lesión es siempre un contratiempo, estar parado cuando las cosas no salen bien resulta un suplicio. Así lo reconoce Joel López, que acumula ya varias semanas en el dique seco aquejado de una lesión de crecimiento en la rodilla que no sabe todavía muy bien ni cómo evolucionará ni cuánto tiempo lo tendrá aún alejado de la actividad física, pero sobre la que espera que arrojen algo de luz unas nuevas pruebas médicas.

En cualquier caso, ver al equipo en la "buena línea" es una pequeña satisfacción para quien por el momento lo ve desde fuera. Una perspectiva que también le permite hacer una valoración neutra de esos cambios en el once que cree revalorizan el equipo, porque "somos todos muy competitivos, juegue quien juegue. En este partido –ante el Oviedo B– entraron jugadores que habitualmente no estaban en el once y dieron el nivel. Eso es un punto a favor", sentencia el futbolista. 

La plantilla, que ayer afrontó una sesión de recuperación, descansará hoy antes de volver mañana al trabajo para preparar el duelo del domingo en a Malata con el Atlético de Madrid B.

Buenos resultados, buenas sensaciones