Chiqui Barros espera ayudar a que el Bembibre se consolide entre la elite

Copia de Diario de Ferrol-2013-10-12-041-a8d48100
|

 La máxima categoría femenina del baloncesto español, que hoy arranca, volverá a tener presencia ferrolana. El ascenso logrado por el Universidad del País Vasco permite a Arantxa Novo regresar a la elite, mientras que el técnico Chiqui Barros sigue al frente del Bembibre en la que va a ser su segunda temporada en la Liga Femenina 1. Es una campaña en la que el entrenador apunta que “se trata de consolidar al equipo; si lo conseguimos, va a haber muchos años de baloncesto de primer nivel aquí”. Así que la salvación vuelve a ser el objetivo para la escuadra del Alto Bierzo.
Para ello, el cuadro berciano ha confeccionado una plantilla que Barros define como “muy versátil, un poco más amplia que la anterior y mejor físicamente”. Así, para paliar las bajas de Cristina López, Verónica Alonso –las dos abandonaron el baloncesto de alto nivel–, Marta Tudanca y Bea Sánchez –jugarán en el Universitario esta temporada– se han incorporado a Anna Gómez –que hace unas campañas formó parte del Universitario–, Dennet, O’Reilly, Liepkalne o Peteva, además de la nigeriana Madu. En resumen, Barros explica que “hemos buscado gente con ambición e ilusión, que quiera mejorar y crecer. Por eso no hay ninguna estrella, la estrella es el bloque”.
Con estos mimbres, el preparador ferrolano espera realizar un mejor inicio de competición que la pasada temporada –“a finales del mes de enero estábamos deshuciados y, mientras que otro habría tirado la toalla, las jugadoras trabajaron muchísimo, ganaron cuatro de los seis últimos partidos”, recuerda–.
Esa será la manera de sentar las bases para una campaña más plácida que la de la temporada pasada, lo que prolongaría el sueño de una villa de menos de 10.000 habitantes. “Es la demostración de que, cuando se tiene un proyecto, las cosas pueden acabar saliendo”, dice Barros.

Chiqui Barros espera ayudar a que el Bembibre se consolide entre la elite