“No se trata de un homenaje personal sino a un colectivo ”

El Teatro Jofre se llenó ayer hasta la bandera para celebrar y recordar a los que ya no están | d.alexandre
|

“La verdad es que al ser más mayor uno ya acepta mejor estas cosas. Hoy es un día de estar un poco tenso pero feliz”. Así se mostraba ayer el histórico sindicalista Rafael Pillado momentos antes de acudir al acto organizado por la asociación cultural Fuco Buxán para conmemorar los 75 años de vida del ferrolano.
Trabajador de Bazán, referente en la lucha de diferentes causas sociales y laborales –fue uno de los protagonistas del 10 de marzo de 1972, suceso a partir del cual pasó cuatro años entre rejas–, fundador y dirigente de formaciones como CCOO y el Partido Comunista de Galicia, Pillado se sintió arropado por múltiples personas de diferentes colectivos que quisieron compartir con él sus memorias. Xesús Alonso Montero, José Torregrosa, Jorge Suárez... fueron algunos de los nombres propios que tuvieron un reconocimiento con su historia.

“La verdad es que yo interpreto el acto no como un homenaje personal sino un homenaje a una trayectoria y a un colectivo amplio de trabajadores, de sindicalistas, de activistas políticos y sociales que en esta comarca jugaron un papel muy importante. Por tanto yo quiero que tenga una traducción colectiva. Solos sería imposible que hubiésemos realizado lo que hicimos”, destacó Rafael Pillado.
Lucense de nacimiento (San Cibrao, 1942), llegó a Ferrol con tan solo tres años, cuando su padre, militante comunista, fue encarcelado en el castillo de San Felipe. La de ayer fue una tarde para celebrar y conmemorar pero también muy emotiva recordando a los que ya no están. “Ya nos gustaría contar con alguno de los amigos que se han ido quedando en el camino como Julio Aneiros, Paco Filgueiras, Paco Balón, Santiago Carrillo, Santiago Álvarez, Carmelo Teixeiro y su mujer Victoria Fernández que de algún modo son referentes. En todo caso, sí están con nosotros en el sentimiento”, manifestó.

Además de compartir el acto con la gente de su generación, para Pillado esta fue una buena ocasión para recordar a los jóvenes la importancia de defender los derechos.
“Cuando redacté el primer tomo de mis memorias – estamos pendientes de culminar la segunda parte y seguramente habrá una tercera–, lo hice no tanto pensando en el regocijo personal sino en trasladar las experiencias. Nuestra tarea es ayudar sobre todo a esas nuevas generaciones a defenderse; queremos cumplir la función que otros compañeros nuestros nos ayudaron a aprender, nos ayudaron a ver el mundo desde una óptica crítica y desde una problemática de muchos seres humanos. Debemos colaborar en esa formación y ese traslado de memoria”, aseguró Pillado.

“No se trata de un homenaje personal sino a un colectivo ”