El Intasa quiere ser ahora la novia en el duelo ante el Melilla

voleibol entre el Intasa y el Melilla
|

Fue uno de esos duelos dolorosos, y mucho, que durante esta campaña vivió el pabellón de San Sadurniño. El enfrentamiento ante un Melilla “disfrazado” de Intasa –cabe recordar que los de la ciudad autónoma tuvieron que jugar con una equipación prestado al perderse sus maletas– terminó con un 2-3 que dejó muy tocados a los de Charly Suárez en el que fue el debut del canadiense Girard. Un jugador que ya no está en las filas de los locales, al igual que un Vitali Kobzev que, si bien, esta tarde volverá a reunirse con sus ex, ahora sí con una verdadera camiseta melillense. 

Y lo hará, gracias al dialogo entre ambas formaciones, un poco más tarde de lo que viene siendo el horario habitual, las seis de la tarde –19.30 horas, pabellón Javier Imbroda–, para permitir tomar un poco más de aire antes del partido a un grupo azul que ponía rumbo a tierras africanas esta mañana. Eso sí, sin maletas que facturar. Los de San Sadurniño metieron todo su trabajo e ilusiones en el equipaje de mano de cara a, presumiblemente, gastar la penúltima bala de su recámara en su camino hacia la salvación.  

Las opciones reales con las que contaron los de Suárez en el encuentro de la primera vuelta para hacerse con el triunfo, junto con la buena imagen y sensaciones dadas en la última jornada liguera ante el “todopoderoso” Teruel, hacen presagiar otro enfrentamiento “de infarto” con el Intasa como protagonista, esperando que en esta ocasión los de San Sadurniño sean la novia y no la dama de honor. Sin embargo, el parón liguero que vivieron los locales la pasada semana debido a la disputa de la Copa del Rey frenó un tanto el “subidón” del gran partido ofrecido por los de Suárez delante de su afición. 

Una pausa que, por contra, no tuvieron sus rivales de esta tarde, ya que, cabe recordar, ejercieron precisamente de anfitriones en la celebración del trofeo nacional, aunque quedaron apeados en su primer choque, correspondiente a cuartos de final. Con poco más de mes y medio de competición restante, y con Palma, Almería e Ibiza –cuarto, segundo y tercer clasificado– como próximos rivales, si hay algún duelo en el que los locales se tengan que vaciar será el de esta tarde, dejando de lado una, por lo visto, innecesaria presión que desvirtúa, más que ayudar, al juego de los peleones voleibolistas azules.

El Intasa quiere ser ahora la novia en el duelo ante el Melilla