El delegado del Gobierno cree que Resistencia Galega está bajo control

|

El delegado del Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva, asegura que los terroristas de Resistencia Galega “están controlados por los Cuerpos de Seguridad” y recuerda que en un país como España y en una sociedad como la gallega “no se tolera la violencia, y mucho menos una violencia terrorista”.

“En una sociedad del siglo XXI como la gallega, una sociedad que quiere vivir en paz y tranquila, no podemos admitir ni vamos a admitir este tipo de actuaciones”, subraya Villanueva en una entrevista con motivo de haber relevado en el cargo a Samuel Juárez, desplazado a China como consejero del Ejecutivo de España en materia de agricultura y pesca.

muy atentos

Según el delegado del Gobierno, Galicia tiene el “triste honor” de ser la única comunidad de España que cuenta con un grupo terrorista activo en este momento, Resistencia Galega, y por ello los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, tanto Guardia Civil como Policía Nacional, están “muy atentos” en su seguimiento con la “finalidad de garantizar la seguridad de todos”.

Rememora Villanueva con indignación el atentado en el Ayuntamiento de Baralla, y anteriormente en Beade, con una potencia de detonación de más de tres kilos de material explosivo, y en lugares públicos por los que podría pasar cualquiera y causar daños personales, además de los materiales.

El 1 de octubre se registró una explosión en la Casa Consistorial del municipio lucense de Baralla que afectó a algunas viviendas adyacentes a causa de un artefacto colocado ante la entrada principal del Ayuntamiento, cuyos desperfectos comenzaron a ser reparados este año.

El municipio de Baralla está gobernado por Manuel González Capón (PP), un político que fue muy criticado cuando en un debate plenario en el que se condenaron las acciones del movimiento Resistencia Galega justificó la violencia ejercida durante el franquismo por el régimen de la dictadura.

Un año antes, el 7 de octubre de 2013, se registró un episodio similar atribuido a Resistencia Galega en el Ayuntamiento de Beade, gobernado por el también popular Senén Pousa, un alcalde que se definió como franquista y cuyo consistorio ya fue reconstruido.

“Por suerte, siempre lo digo, solo tenemos que lamentar daños materiales, que son reconstruibles y reemplazables, pero en un momento dado, como son lugares públicos, se pueden producir daños personales, y eso no hay dinero que lo pague, no hay reparación posible ni para la víctima ni para su familia”, abunda.

Villanueva reitera que este grupo terrorista está controlado pero advierte de que, evidentemente, hace “terrorismo”.

Precisamente, entre ambos atentados la organización terrorista se dio un año de tregua que decidió terminar. 

El delegado del Gobierno cree que Resistencia Galega está bajo control