Las centrales esperan que la promesa de Sánchez sobre las F-110 sea firme

La construcción de las cinco fragatas F-110 para Defensa supondría trabajo para 5.000 personas en la comarca | kiko delgado
|

El máximo responsable sindical de Navantia a nivel estatal, Javier Galán, ve con buenos ojos las declaraciones de Pedro Sánchez sobre el proyecto de las F-110, aunque también con cierto recelo, fruto de los años lidiando con las diferentes administraciones. “Son unas declaraciones más”, asegura. “Ya veremos si son ciertas o no, porque ya estamos acostumbrados a anuncios políticos en momentos determinados”.
Galán señala que, a nivel de carga de trabajo, sería muy positivo concatenar los proyectos de las AOR con los buques de Defensa, dando continuidad al factor productivo. “En el momento en el que podamos empezar con las fragatas españolas tendríamos seguramente un espacio de tiempo importante, entorno a los 10 o 12 años, de trabajo continuo en la comarca de Ferrolterra, por lo que supone, incluso para los compañeros y compañeras de la industria auxiliar, que empiecen a trabajar de una manera más sostenible y prolongada en Navantia”, puntualiza.
Desde los sindicatos son conscientes de la necesidad de que la creación de puestos de trabajo venga de la mano de un rejuvenecimiento de la plantilla, señalando la creación del Astillero 4.0 como un buen punto de inicio para esto. El presidente del comité de empresa remarcó que esta nueva manera de fabricar buques trae consigo grandes mejoras tecnológicas, por lo que ve positivo anticipar la edad de jubilación para potenciar dicha transición.
Durante la reunión del pasado martes entre el dirigente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y el presidente del gobierno, Pedro Sánchez, se reafirmaron de los acuerdos que el ejecutivo gallego había establecido con la antigua administración de Mariano Rajoy. De estas promesas, la que más atañe a la comarca de Ferrolterra es la construcción de las cinco fragatas modelo F-110 para el Ministerio de Defensa, un contrato que supondría una inversión de 4.000 millones de euros y la creación de más de 5.000 puestos de trabajo para la ría.
Desde los sindicatos se ha visto con buenos ojos esta tendencia continuísta, pues multiplicaría la carga de trabajo de las factorías de la ría de Ferrol, ocupadas por el momento con la construcción de los dos buques de abastecimiento AOR (Auxiliary Oil Replineshment) para el gobierno australiano, un proyecto firmado en el año 2016 por el que la compañía astillera nacional competía con la coreana Daewoo.

Intranquilos por la SEPI
Si bien el compromiso de Pedro Sánchez ha sentado bien en el conjunto de los trabajadores, no ha sido así la falta de contacto del nuevo presidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales, Vicente Fernández –promocionado el pasado junio–, con la compañía astillera.
“Estamos pendientes de continuar con el debate del convenio único para Navantia y que depende precisamente de un plan industrial, y desde la llegada del nuevo presidente de la SEPI no tenemos conocimiento de qué dice éste sobre la necesidad de este plan. Me inquieta un poco que Vicente Fernández no salga a la luz pública por lo menos para decir que desde la nueva presidencia de la SEPI se tiene a bien seguir planteando el plan industrial de Navantia”, puntualiza Javier Galán, que asegura que los trabajadores lucharán para que este convenio, que ayudaría al rejuvenecimiento de la plantilla, siga adelante como había sido acordado con anterioridad. l

Las centrales esperan que la promesa de Sánchez sobre las F-110 sea firme