La toxina mantiene cerrada la parte externa de la ría y la zona de reinstalación de bivalvos

Batea almeja zona san carlos
|

La persistencia del episodio de toxinas lipofílicas en la zona I de la ría de Ferrol, es decir, la parte externa, incluido el canal, mantiene cerrada la zona de reinstalación de Punta San Carlos desde hace casi un mes, con lo que los mariscadores de las cofradías de Ferrol y Barallobre no pueden faenar en la zona C, la más extensa, del banco de As Pías, al no poder depositar los bivalvos en las bateas de depuración.
Este teórico contratiempo no ha sido mal acogido por el sector, que desde que se puso en marcha el sistema de reinstalación viene denunciando los perjuicios que ocasiona, al provocar un descenso de los ingresos, tanto para los mariscadores como para las cofradías, que, como se recordará, asumen la mortalidad cuando esta no excede el 10% del total.
Con todo, el “proyecto estrella” de la conselleira do Medio Rural e do Mar, Rosa Quintana, cuando accedió al cargo en el año 2009 para incrementar la productividad marisquera en la ría de Ferrol atraviesa por sus peores momentos.
De hecho, nunca en los dos ejercicios anteriores –2012 y 2013– había estado tanto tiempo inutilizada la zona de reinstalación. El primero concluyó con un descanso de un mes, por los dos del segundo. En estos momentos, las bateas llevan ya tres meses y medio sin depurar almeja de As Pías, en concreto, desde el pasado 17 de junio.

La toxina mantiene cerrada la parte externa de la ría y la zona de reinstalación de bivalvos