Galicia vive su segundo día consecutivo por encima de los cuarenta grados

Una gran cantidad de turistas y vecinos se acercaron ayer a Playa América, en Nigrán (Pontevedra), en una jornada marcada por la ola de calor | salvador sas (efe)
|

Galicia vivió ayer un nuevo día con temperaturas sofocantes en el que, por segunda vez consecutiva, se superaron los cuarenta grados centígrados en diversas localidades de todo el territorio gallego.
De nuevo el municipio de Arbo (Pontevedra) ha registrado la temperatura más alta, con los 43,5 grados que marcó el termómetro a las 17.30 horas de ayer. Las temperaturas más extremas se vivieron especialmente en la cuenca del río Miño, ya que desde el sur de la provincia de Lugo hasta la desembocadura en A Guarda y en todo el trayecto intermedio por el interior de Ourense y Pontevedra se dieron cifras en muchos casos superiores a los cuarenta grados.
También la zona sur de Ourense, en torno a Verín, y el centro de Galicia, en torno a Santiago y Melide, tuvieron que lidiar con estos registros más propios de otras latitudes. En la capital ourensana se registró ayer la segunda y la cuarta temperatura máxima de la jornada (42,5 y 42,2 grados). Todo ello provocó que la Xunta declarase el nivel de alerta roja por calor en varias comarcas, elevando el de alerta naranja que permanecerá vigente hoy en buena parte del territorio.
La costa de Bergantiños, del norte de la provincia de A Coruña, y la Mariña lucense volvieron a librarse de este calor extremo e incluso presentaron unas temperaturas tan suaves como los apenas 21 grados de máxima que vivieron los vecinos de Burela (Lugo), en plena costa cantábrica. Pese a ello, no se produjeron incidentes notables derivados de esta ola de calor que permanecerá sobre Galicia por lo menos hasta hoy, aunque se espera que las temperaturas vayan descendiendo progresivamente hacia cotas más típicas a estas alturas del período estival.
De este modo, aunque la prealerta para hoy se mantiene en multitud de ayuntamientos de Pontevedra y Ourense, únicamente se dispondrá la alerta naranja en la zona de la cuenca del Miño, donde más están incidiendo las temperaturas extremas en los últimos días. A pesar del intenso calor, el riesgo de incendios no es extremadamente elevado dada la ausencia de fuertes rachas de viento y a las lluvias de las últimas semanas en buena parte del territorio. 
Además, las visitas al Pórtico de la Gloria de la Catedral de Santiago quedaron suspendidas hasta nuevo avisa por culpa de la ola de calor. Según informó la Fundación Catedral desde su cuenta de Twitter, las visitas quedaron suspendidas desde las 19.00 horas de ayer. Cuando se cumple una semana de su apertura al público en general, la Fundación canceló las visitas por motivos de conservación debido a las variaciones climáticas en un viernes en el que los termómetros alcanzaron los 38 grados en la capital gallega. 
Además, la ola de calor elevó en Galicia la presencia de ozono en el aire de la mitad sur de la comunidad gallega, según informó ayer la Consellería de Medio Ambiente. Así, las estaciones de Meteogalicia registraron valores de ozono por encima del límite establecido para informar a la población al respecto, en cumplimiento con el real decreto relativo a la mejora de la calidad del aire. De este modo, el límite de ozono se superó ayer a las 15.00 horas en la estación de Campelo, en Poio (Pontevedra); y a las 17.00 horas en la de Ponteareas (Pontevedra). 
Así las cosas, la Consellería de Medio Ambiente informa que este fenómeno, derivado de las altas temperaturas, puede provocar afecciones sobre la calidad del aire en la zona sur de Galicia, que atañe a un total de 119 municipios de Ourense, Pontevedra y A Coruña. El ente dependiente de la Xunta estima que en las jornadas de hoy y mañana la situación se estabilizará y, ya el lunes, las previsiones son de mejora. l

Galicia vive su segundo día consecutivo por encima de los cuarenta grados