El cuartel de la Guardia Civil cambia de cara con el avance de las obras

obras casa cuartel guadia civil
|

El cuartel de la Guardia Civil de Ferrol comenzó a mediados de septiembre un proceso de reforma que en una primera fase mejorará la eficiencia energética del edificio y también la accesibilidad al mismo. El propio director general del cuerpo, el ferrolano Arsenio Fernández de Mesa, acudió al comienzo de las obras, que se solemnizó en una ceremonia repleta de autoridades civiles y militares el 16 de septiembre.
El amplio espacio que ocupan estas dependencias ha empezado a cambiar y los resultados son visibles para los viandantes. Se ha picado la pintura y queda a la vista la piedra, también se ha demoildo la cubierta y se han abierto nuevos espacios en los que incluir un ascensor exterior. 
Y es que el objetivo principal del proyecto del estudio Anta Arquitectos es el de recucir las pérdidas de calor con un aislante térmico en la fachada y en la cubierta. Además, se reforzará este aislamiento con la colocación de carpintería y vidrio especiales y con una equipación térmica de bajo consumo (caldera de biomasa y radiadores). Respecto a la accesibilidad, habrá rampas y el citado ascensor exterior. Dentro, se rebuicarán espacios, reorganizando y renovando las instalaciones eléctricas, de saneamiento y de fontanería, junto con la climatización y las telecomunicaciones.
La arquitecta Rosa Vila anunció en septiembre que los bloques en los que se actúa (el dos, el cuatro y el seis) son construcciones con una línea “sencilla, sobria, lógica y racional” que serán muy fáciles de amoldar a las normas de habitabilidad. Sin embargo, eso se hará en una segunda fase.
En la actual se invierten 1,3 millones de euros y las obras tienen una duración prevista de un año. Se adjudicaron a la empresa Acciona, elegida entre sesenta candidatas por la rebaja importante que hacía sobre el precio inicial de la licitación, que era de 2,2 millones. Fernández de Mesa aseguró en el inicio de las obras que esta circunstancia no influiría en una “bajada de calidad”

El cuartel de la Guardia Civil cambia de cara con el avance de las obras