La amenaza de la caída de árboles obliga a precintar Santa Margarita

25 septiembre 2013 A Coruña.- Arrancan las obras del plan de reforma del parque de Santa Margarita con el traslado de varios árboles
|

La ciclogénesis prevista para hoy no traerá a la ciudad lluvias ni vientos fuertes. Sin embargo, el Ayuntamiento ha decidido cerrar el parque de Santa Margarita ante el peligro potencial que suponen la caída de ramas de los grandes árboles del recinto, algunos de los cuales tienen varios metros de altura, y que preocupa a los técnicos. Al tratarse de una de las zonas verdes más antiguas de A Coruña, con ejemplares de más porte, la amenaza de caída de árboles, sobre todo si viene acompañada de lluvia, es muy real.

También se cerrará Casares Quiroga, Ponte da Pedra y la zona verde de Las Flores pero                                      Santa Margarita es de los parques que más días al año tiene que cerrar por la amenaza de temporal. “Es un parque adulto, y eso es normal”, apunta Carlos Franco, ingeniero forestal y co autor de un informe sobre la riqueza arbórea de la ciudad. Según Franco, es mejor cerrar al público unos días la zona verde que tener que “capar” los árboles podándolos excesivamente, que es la única otra solución posible. 

Este parque tiene algunos de los ejemplares más grandes de la ciudad, incluidos algunos de los magnolios más hermosos, junto con los de la plaza de Galicia, así como aligustres y arces, especies que se consideran de elevado valor ornamental y que están soportando bien los achaques de  una larga vida. “En general, están en buenas condiciones, sobre todo para lo que es una ciudad como ésta, que no cuida mucho sus zonas verdes. Pero no se puede obviar el peligro”, advierte Franco. Durante el temporal, la lluvia ablanda el terreno mientras que el viento empuja el árbol, lo que puede llevar al desplome de un tronco de varias toneladas de peso. 

Pero no todos los árboles son igualmente populares. Los eucaliptos más próximos a las viviendas suponen, según los residentes, un peligro durante los meses de invierno precisamente porque suelen desprenderse ramas en cuanto el viento sopla. 

 La zona verde no ha sufrido ninguna reforma desde septiembre 2013, cuando el anterior Gobierno local decidió implantar nueva especies y realizar otras reformas en un proyecto que costó 1,5 millones de euros y se prolongó durante tres meses. Entonces se talaron los pinos que daban sombra en el ámbito más próximo a la ronda de Nelle, y fueron sustituidos por diferentes variedades de robles (común, rojo y por ginko biloba para crear “un marco cromático variable”

componente sur

Por el momento, no se espera que el mal tiempo previsto para hoy tenga efectos graves sobre el parque de Santa Margarita ni sobre ninguna otra zona arbolada de la ciudad. El viento soplará de componente sur, lado por el cual la ciudad está bastante protegida gracias al monte de San Pedro, así que los servicios de emergencia no esperan ninguna incidencia..

La más grave será, sin duda, que los bañistas no podrán bajar a la playa y aprovechar que el servicio de socorrismos e prolonga cinco días más hasta finales de mes.

La amenaza de la caída de árboles obliga a precintar Santa Margarita