O Parrulo dio la sorpresa al superar al Antequera

Isma lucha con un rival por hacerse con la pelota durante el encuentro de ayer | UMA Antequera
|

Hay un dicho popular que dice que “la fe mueve montañas”, y los jugadores de O Parrulo lo hicieron suyo ayer para sobreponerse a todos los contratiempos y dar la sorpresa al eliminar al favorito de la primera ronda de los cruces por el ascenso a Primera y, además, ante sus aficionados.

El conjunto departamental planteó un partido sin tanto desgaste como el viernes, debido a la escasez de rotaciones, por lo que Diego Ríos ordenó a sus pupilos una defensa en su cancha, bien cerrada y sin dejar que su adversario encontrase con facilidad al pívot, gracias a las buenas ayudas que hacían los futbolistas ferrolanas.Por ello, O Parrulo trataba de que el ritmo fuese lento, pero esperaba cualquier robo de para salir con mucha rapidez en busca de la portería contraria.

A los cinco minutos de juego, llegaron las dos primeras oportunidades del cuadro visitante, con sendos remates de Chicha que, en ambos casos, se encontró con dos buenas intervenciones de Cone.


La respuesta del equipo malagueño no tardó en llegar, con un robo de balón, que facilitó una contra de Juanillo, pero su lanzamiento se encontró con la pierna de Illi, en la primera de las muchas grandes intervenciones que realizó el cancerbero a lo largo de la contienda.

El portero volvió a ser fundamental para su escuadra en otra parada al remate de Crispi, mientras que Chicha era el que ponía el mayor peligro por parte del cuadro ferrolano.

Rubi empezaba a notar algunas molestias en el gemelo, lo que le llevó a retirarse y que el técnico le diese descanso hasta la segunda mitad.

A falta de dos minutos para el descanso, Óscar se encontró con un balón suelto dentro del área, disparó y, cuando ya se cantaba el gol, apareció Illi con una mano salvadora, para permitir que los contendientes se retirasen a descansar a los vestuarios con el resultado inicial.
La salida de la segunda parte fue muy similar a la primera, con el conjunto departamental bien posicionado en su parcela, sin dejar espacios a su rival y tratando de buscar las salidas a la contra para ponerse por delante en el marcador.

Presión
No tardó en salirle bien su plan a Diego Ríos ya que, cuando se cumplía el minuto 23, Isma presionó a un contrario, lo que le valió para robarle el esférico, marcharse hacia la meta rival y ceder el balón a Rubi, que lo puso en la escuadra para adelantar a O Parrulo.

Ese tanto llevó a que el Antequera tuviera más prisas y, con ello, cometiese más fallos, que estuvo a punto de volver a aprovechar Rubi, cuando se encontró con un balón en el área, con la portería vacía, pero su remate se marchó por encima de la meta.
El equipo local se lanzó en busca de la igualada y Coco obligó a Illi a realizar dos grandes paradas para evitar la igualada.

En el minuto 28, llegó la jugada tonta del partido, que permitió al cuadro departamental ampliar su renta. Antequera tenía un saque de banda y decidió que su portero se abriese a un lateral, recibiendo uno de sus compañeros y al intentar pasar el balón, pegó en Miguel y se coló en la portería ante la alegría de los jugadores visitantes y la decepción de la parroquia malagueña.

La escuadra local pudo volver a meterse en el partido en la siguiente jugada, porque los colegiados decretaron un penalti a su favor. Coco fue el encargado de lanzarlo, pero se volvió a encontrar con un Illi inconmensurable, que despejó el esférico con una pierna.

El encuentro entró en una fase en la que O Parrulo se encontraba con muchos espacios para poder anotar un tercer tanto que finiquitase definitivamente la confrontación.

Isma tuvo una oportunidad muy clara, pero estaba un poco justo de fuerzas y su lanzamiento se marchó desviado.
Diego Ríos hacía cambios continuos para intentar que su equipo estuviese lo más fresco posible para aguantar en defensa las embestidas de su contrincante, pasando por algún apuro, que su portero se encargaba de desbaratar.
En los mayores momentos de sufrimiento de los jugadores ferrolanos, el entrenador visitante solicitó un tiempo muerto para colocar a su escuadra con un portero-jugador sobre la cancha.


Esa táctica facilitó que O Parrulo se encontrase con menos problemas, ya que sus jugadores se defendían con mucho orden y el Antequera no encontraba situaciones para poder poner en apuros a Illi. De esa forma, el tiempo iba pasando y se empezaba a celebrar en el banquillo que el conjunto departamental podía dar la sorpresa y pasar a la ronda definitiva por el ascenso.

Isma y Miguel trataban de enfriar el partido con posesiones más largas cuando recuperaban el balón, ante la de­sesperación de su rival, que se veía impotente. Así, se llegó al final del tiempo reglamentario con el triunfo visitante por un marcador de 0-2.

O Parrulo dio la sorpresa al superar al Antequera