Los comités de empresa urgen a Navantia a retomar la negociación del plan industrial

Navantia Ferrol
|

La Coordinadora Unitaria de los Comités de Empresa de Navantia ha demandado a la empresa que convoque a la mayor urgencia una nueva reunión –la segunda– para seguir negociando el Plan Estratégico 2018-2022 que quiere implementar la compañía.
Así se los trasladaron los representantes de los trabajadores, encabezados por Javier Galán –presidente también del comité de empresa de Navantia Ferrol– a los directivos del astillero público en la reunión mantenida este miércoles en la sede central de Madrid. Tras el primer y único encuentro entre las partes para empezar a perfilar el plan industrial, el 21 de diciembre, los sindicatos se marcharon sin una nueva fecha en el calendario y, hasta, no han sido emplazados a una nueva reunión.
La empresa trasladó a los representantes sindicales que están trabajando con otras instancias, como la propia SEPI o el Ministerio de Hacienda, para poder continuar las conversaciones sobre el plan de industrial sobre propuestas concretas. Esperan, dijeron, que no se alarga más allá de las próximas semanas.
Las líneas generales presentadas hasta hora por el astillero se centran en aumentar la carga de trabajo en todos los astilleros, modernizar las factorías y rejuvenecer la plantilla. De estos tres ejes del plan, este último es que más preocupa a los sindicatos. De los 1.200 trabajadores que abandonarán la empresa hasta 2022, 570 saldrán de los centros de producción de la ría de Ferrol.
Por ello, exigirán a Navantia un plan de incorporaciones imprescindible de cara al rejuvenecimiento de las plantillas y que incluya, paralelamente, un plan laboral con tasas de reposición –desde 2005, hay casi un centenar de puestos sin ocupar–.

Ley de Contratos Públicos
En el encuentro mantenido en Madrid, la cúpula del astillero público también quiso tranquilizar a los comités respecto al posible efecto negativo de Ley de Contratos del Sector Público en el programa de las F-110, ya que, previsiblemente, constreñirá las licitaciones del Ministerio de Defensa más que las de otras áreas del gobierno. Navantia explicó que el compromiso de la Armada es seguir licitando contratos con arreglo a las nuevas condiciones, pero que el ansiado programa de las fragatas “no corre riesgo”.
La reunión de la coordinadora unitaria con la dirección del astillero también sirvió para informar de los últimos cambios en el organigrama de la empresa y para aclarar a los sindicatos que el pago de las asimilaciones pendientes para el mes de enero se realizará cuando la Dirección General de Costes de Personal y Pensiones Públicas dé la autorización pertinente.

Los comités de empresa urgen a Navantia a retomar la negociación del plan industrial