La final de la Copa del Rey de fútbol se convierte en la guerra de las “esteladas”

|

La final de la Copa del Rey que este próximo domingo disputarán en el estadio Vicente Calderón el FC Barcelona y el Sevilla FC se ha convertido en la “guerra” de las “esteladas” –banderas independentistas catalanas–, después de que la Delegación del Gobierno en Madrid haya decidido prohibirlas en el partido.

¿La razón? Según la delegada del Gobierno, Concepción Dancausa, se trata de una “enseña partidista” que “no es legal” y puede generar “conflicto” en este evento, por lo que su no autorización es una cuestión de orden público y “no hay ninguna razón política” en ello, dijo.

La prohibición levantó una intensa polémica, hasta el punto de que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, anunció que no acudirá a la final de la Copa del Rey si la Delegación del Gobierno en Madrid no reconsidera su decisión de prohibir que los aficionados vayan con banderas “esteladas”.

Tampoco lo hará la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, quien considera que la prohibición de “esteladas” en la Copa del Rey es “un inaceptable atentado a la libertad de expresión”. En este sentido, CiU de Barcelona pidió al Ayuntamiento que rechace la prohibición y registró una moción de urgencia que será debatida hoy en la Comisión de Presidencia y en la que piden rechazar la decisión del Gobierno central.

También disgustó la decisión al Barcelona, que mostró su “desacuerdo más absoluto” con la medida, que considera “un atentado a la libertad de expresión, un derecho fundamental de todo individuo a expresar ideas y opiniones libremente y sin censura, reconocido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos”, apuntó en un comunicado.

Al respecto, la asociación Drets, en nombre de aficionados del FC Barcelona, presentó un recurso contencioso-administrativo para intentar levantar la prohibición.

Más lejos fue el portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà, quien lanzó la idea de que el FC Barcelona no juegue este domingo la final de la Copa del Rey de fútbol en protesta por la prohibición de las banderas.

La final de la Copa del Rey de fútbol se convierte en la guerra de las “esteladas”