El FROB garantiza que no malvenderá el Banco Gallego ni ninguna otra entidad

carrascosa, durante su intervención en unas jornadas celebradas en valencia efe/manuel bruque
|

El director general del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), Antonio Carrascosa, aseguró ayer que “no hay prisa ni se van a malvender” las entidades de las que el FROB es accionista mayoritario, como Novagalicia o el Banco Gallego, un proceso para el que la ley marca un plazo de cinco años.

En su intervención en unas jornadas sobre la reestructuración del sistema financiero recogida por Efe, Carrascosa afirmó que el FROB está analizando “todas las alternativas posibles para maximizar el valor para el accionista mayoritario” de las entidades, que es el Estado.

“Estamos abiertos a aplicar cualquier alternativa razonable que suponga la máxima recuperación posible del coste que ha tenido para el contribuyente” el saneamiento de esas entidades, indicó Carrascosa, quien precisó que se valorarán las ofertas que se reciban, y si se consideran “razonables”, se venderán. Carrascosa, quien matizó que el FROB es actualmente accionista mayoritario de tres entidades y lo va a ser en otras dos, insistió en que “no hay prisa” para liquidar las inversiones inyectadas por el sector público, ya que el objetivo es maximizar su valor.

Respecto al Banco Gallego, donde el FROB no es accionista directo, sino a través de Novagalicia, Carrascosa indicó que en el plan de reestructuración aprobado figura su venta antes del 30 de abril de este año, con lo que ya se ha iniciado el proceso.

Admitió que en el caso del Banco de Valencia no hubo “alternativa”, ya que las autoridades europeas fijaron en el plan de resolución el 30 de noviembre pasado para resolver la entidad o ir a una liquidación mercantil, y el coste de esta era “sustancialmente mayor” para el contribuyente que la operación de venta, que se adjudicó a la oferta “menos mala”.

En el caso de CatalunyaBanc, la siguiente entidad grande en proceso de venta, indicó que no se va a vender “a cualquier precio”, y de hecho no se va a admitir esquema de protección de activos y no se considera admisible inyectar más capital a la entidad.

Defendió la necesidad de “no tener bancos zombis”, entidades que no puedan prestar porque tengan masas de activos improductivos, por lo que “lo ideal” sería reducir la deuda total del sistema, y paralelamente financiar proyectos viables.

 

El FROB garantiza que no malvenderá el Banco Gallego ni ninguna otra entidad