Feijóo reclama que las infraestructuras queden “al margen de un cambio de Gobierno”

GRAF7653. SANTIAGO DE COMPOSTELA (ESPAÑA), 15/02/2019.- El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo (c), el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada (2d), el alcalde de Santiago, Martiño Noriega (d), y otras a
|

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, reclamó ayer, durante la inauguración del nuevo enlace entre la AP-9 y la Cidade da Cultura de Santiago, que las decisiones que afecten a las “grandes infraestructuras del país”, como la propia Autopista del Atlántico o los trechos pendientes de la autovía entre Lugo y la capital gallega, queden “al margen de un cambio de Gobierno” que pueda surgir a raíz de las elecciones generales del próximo 28 de abril.


En este sentido, recalcó la unanimidad en el Parlamento gallego para impulsar el traspaso de la AP-9 –que será debatido próximamente en el Congreso–, al tiempo que subrayó que su Ejecutivo “va a seguir trabajando” por que Galicia “deje de pagar” los 1.400 millones de euros que “supone el convenio firmado por Fomento con Audasa para financiar las obras y los gastos de conservación y financieros que supuso la ampliación del puente de Rande y la circunvalación”.

Así lo expresó durante la inauguración del enlace que unirá la Autopista del Atlántico con la Cidade da Cultura de Santiago, acto en el que también intervinieron el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, y el alcalde compostelano, Martiño Noriega. Entre los asistentes se encontraban también el presidente del Parlamento gallego, Miguel Ángel Santalices, y los conselleiros de Infraestruturas e Mobilidade, Ethel Vázquez, y de Cultura e Turismo, Román Rodríguez.

En este contexto, Feijóo recordó que la infraestructura, “esperada y perseguida de forma insistente por la Xunta”, inició sus obras el 18 de abril del año pasado, cuando el entonces ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ponía la primera piedra. Así, celebró el “compromiso” del actual ministro, José Luis Ábalos, para completarla. De este modo, y destacando la “lealtad” de los diferentes gobiernos para la consecución del enlace, pidió que “no cambie” el planteamiento con Galicia “con independencia” del partido que se encuentre en el Ejecutivo estatal.
La obra presentad asciende a un total de 3,5 millones de euros y consiste en unos 1.800 metros de vía y tres glorietas que, según el presidente gallego, “multiplicará la proyección de la Cidade da Cultura como patrimonio de los gallegos”, ya que el vial “supone que A Coruña quede en torno a los 35 minutos” del Monte Gaiás, Ourense “en torno a los 50 o 60 minutos” y Pontevedra “en torno a los 20”, de acuerdo con sus números.

Reproches
Al respecto del adelanto electoral, el secretario xeral del PPdeG, Miguel Tellado, criticó el “sobrecoste” que supone para las arcas del Estado la concatenación de dos procesos electorales consecutivos.

Tellado consideró que “no tiene mucho sentido someter a los gallegos y a los españoles a dos procesos electorales con una diferencia de apenas un mes” y cifró en 200 millones de euros el coste de este “capricho” de Sánchez, quien –denunció– “pone siempre sus intereses personales por encima de los intereses generales”. En este sentido, indicó que Sánchez “precipita la convocatoria de las elecciones posiblemente para garantizarse ser el candidato socialista estas generales” y evitar contestación dentro de su partido, en el que el secretario de los populares gallegos percibe tensiones internas.


Así pues, también aseguró que el PPdeG está “preparado” para afrontar este reto electoral y que trabajarán de cara a él para “contribuir a una gran victoria” del presidente del PP, Pablo Casado, a quien brindó todo su apoyo.

El objetivo de los populares pasa por sustituir a un “presidente frustrado” y “fracasado” como Sánchez, afirmó Tellado, cuyo Gobierno –añadió– “nació condenado al fracaso” y que solo ha traído a España “inestabilidad política” y “desaceleración económica”; además de haber “entregado” el Ejecutivo “al independentismo” y solo frenar esta deriva “cuando el PP, Cs y otras fuerzas sacaron a los españoles a las calles”.

Feijóo reclama que las infraestructuras queden “al margen de un cambio de Gobierno”