El PSOE se atribuye la mayor parte del plan de futuro para Recimil

|

El grupo socialista confirmó que hoy apoyará en el pleno el plan para el futuro de Recimil. Este acuerdo entre PP y PSOE  permitirá, a juicio de ambas fuerzas políticas, empezar a solucionar los problemas que aquejan al barrio y poner fin a treinta años de vaivenes en la política municipal en relación con el mismo.
Si el concejal de Economía, Alejandro Langtry, reconocía en días pasados que el gobierno aceptó prácticamente todas las propuestas del PSOE, la portavoz del grupo socialista, Natividad González Laso, y su compañero concejal Jaime Pena, iban más allá al apuntar que el plan que hoy se llevará al pleno es básicamente “el que defendió el PSOE desde siempre”. “No es que el PSOE acompañe al PP, sino al revés”, aseguró Pena, para recordar que ahora los populares se avienen a la rehabilitación del barrio cuando siempre defendieron el derribo.
González Laso explicó que su grupo planteó desde el principio la necesidad de trabajar para lograr un consenso sobre Recimil, algo que no era –precisó– “unha impostura”. “Non pediamos un acordo político para non asistir ás reunións ou dicir que non a todo”, insistió, lamentando que el resto de la oposición no apoye un documento que, a su juicio, “todos podemos compartir” y pidiendo incluso una reflexión de última hora para ampliar la base del acuerdo.

contenidos
Tan suyo hace el plan el PSOE que fue su portavoz la encargada de dar a conocer las principales novedades que incorpora. Entre ellas está la aceptación por parte del gobierno de incrementar el número de viviendas que se destinarán a alquileres derivados de servicios sociales, que pasan de las 30 que planteaban los populares inicialmente y del 10% que propusieron a continuación a un 15% (el PSOE pedía un 20%), lo que supone que habrá 138 pisos para atender estos casos. Y además las personas que ya cumplen los requisitos para contar con una vivienda de este tipo y están en lista de espera podrán ir accediendo a las mismas.
Los inquilinos históricos, unos 475, podrán acceder a la propiedad de sus casas –no tendrán derecho sobre el suelo, que permanecerá en manos del Concello– una vez finalizado el proceso de regularización, algo que da “un respiro ós veciños, que levan esperando moito tempo”, dijo González Laso.
No se descarta la venta del resto de los pisos –en función del interés que suscite el barrio una vez realizadas las intervenciones previstas–, aunque en principio se incluirán en el régimen ordinario de alquiler.
La portavoz socialista destacó también el compromiso de recoger en los presupuestos de 2015 y siguientes recursos económicos para avanzar en la rehabilitación, buscando también financiación por parte del resto de administraciones. Se establecerá asimismo una comisión técnica para valorar los requisitos de regularización de los inquilinos modificando así el criterio inicial de “café para todos” que barajaba el gobierno. El plan sociocomunitario demandado por el PSOE también ha sido incluido en la hoja de ruta para el barrio.
“El PP empezaba el mandato con el objetivo de derribar el barrio y presentaba un plan que solo pretendía actualizar las rentas”, dijo Jaime Pena, mientras que ahora asume “la rehabilitación y recuperación”. El hecho de que se facilite el acceso a la propiedad de las viviendas por parte de los inquilinos servirá además como garantía, explicó Pena, de que no se producirá un nuevo intento de descatalogación y derribo de Recimil. n

El PSOE se atribuye la mayor parte del plan de futuro para Recimil