Un partido, dos tiempos, más que tres puntos

Real Oviedo-Racing Club Ferrol 16ª jornada, Segunda División B, grupo 1, de fútbol Carlos Tartiere La Nueva España (16-1-2014) TEXTO: Jorge Rodríguez protege la pelota ante la presencia de un rival
|

carolina pernas
ferrol

Domingo de resurrección en las calles de Ferrol y en el estadio de A Malata, tarde de fútbol con un “pequeño” –el Racing de Ferrol– en disposición de sellar un puesto en la promoción de ascenso y un “grande” –el Real Oviedo– que está sufriendo y peleando por no decir adiós a ese mismo objetivo. Esta es la última de tres jornadas –en total, nueve puntos en juego– para ambos –los dos tendrán que descansar– y eso los pone, literalmente, en la última fase de la cuenta atrás, aunque no en la misma posición. Así, el equipo ferrolano es un recién ascendido que ya ha hecho una campaña memorable y tiene cierto margen para el error, mientras que su rival, construido para regresar a la División de Plata, ha pasado por todo tipo de problemas, incluido el amargo “divorcio” con su afición, que vería como un fracaso que no se clasificase para el play-off.
En ese escenario, la plantilla del Racing tratará de repetir el triunfo que ya consiguió en el Carlos Tartiere en unos mágicos 45 minutos –el choque tuvo que reanudarse días más tarde tras ser suspendido en el descanso a causa de un petardo dirigido al árbitro– ante un contrincante que tiene en mente cierta revancha. Así, uno de sus jugadores decía esta semana que “nos dieron bien en la cara”, refiriéndose a los dos goles marcados por los racinguistas en ese mini-encuentro, con los que dieron la vuelta al marcador (1-2). Los asturianos llegan con bajas, con presión y con un nuevo entrenador, Rober Robles, que ha pasado de ser un “parche” a representar la última esperanza azulona. En su banquillo, un juvenil en el que hay depositadas muchas expectativas, Lucas, y la certeza de que el Racing no se lo va a poner fácil. Enfrente, el grupo de Aira, con mucho que ganar y una ausencia sensible –Iago Iglesias– que sus compañeros tratarán de hacer olvidar en los 90 minutos que sí durará este partido. n

Un partido, dos tiempos, más que tres puntos