El incivismo deja basura y destrozos en las plazas tras la celebración de los botellones nocturnos

|

A pocos metros del Aula de Ecología Urbana de Ferrol donde se aprende la importancia del reciclaje y de la conservación del medio tanto natural como de ciudad, la imagen en la que queda el Cantón de Molíns cada fin de semana tras la celebración de los botellones es el lado opuesto a la ecología y a la limpieza, en general.
Botellas en los bordillos, bolsas en el suelo, vasos de papel y basura en general es una imagen cotidiana en la mañana de los sábados y especialmente de los domingos, cuando el Cantón se convierte en sala de fiestas de los jóvenes que celebran el botellón.
El problema no es la falta de servicios, ya que, además de las papeleras y contenedores existentes, se colocan más colectores de lo habitual el fin de semana. Sin embargo, muchos de estos amanecen prácticamente vacíos sin que se usen, prefiriéndose el suelo al desplazamiento de un metro para depositar los desperdicios en un espacio público.
La plaza Sánchez Barcáiztegui es la más afectada con esta situación, pero las quejas vecinales no se limitan a este espacio y la situación se repite en otras zonas menos concurridas de botellón como el parque o la zona de O Inferniño y en las propias calles. Tramos de A Magdalena –entre Hospital y Méndez Núñez– despiertan los domingos con copas, botellas y cristales a las puertas de establecimientos de marcha nocturna, sin que los clientes se molesten en devolverlos al interior de los locales.
Desde el Concello las medidas que se toman a este respecto pasan por un refuerzo del servicio de limpieza, con una cuadrilla a primera hora de la mañana los días posteriores al botellón. La Policía Local mantiene controles policiales esos días, recorriendo los diferentes puntos habituales de reunión de adolescentes.
El grave incivismo de los jóvenes se suma a otro problema que es el consumo de alcohol entre menores. La llegada a las fiestas patronales de los municipios o un paseo por plazas como las del Cantón dejan una imagen de cientos de jóvenes –muchos menores de edad– cargados con bolsas de plástico llenas de botellas de bebidas alcohólicas. La Policía Autonómica lleva a cabo inspecciones para velar por el cumplimiento de la ley de prevención de bebidas alcohólicas en menores. En diez días de julio se realizaron 66 inspecciones en diez concellos y se levantaron 23 actas de infracción, 18 por consumo de alcohol y cinco por venta.
En Ferrol, el pasado año fue necesario editar un bando municipal, en el que se anunciaba la prohibición de beber en el exterior de los establecimientos de la calle Pardo Bajo y en la alameda del Cantón, restringiendo el botellón a la zona central, que ocasionaba menos molestias a los vecinos. Las terrazas vuelven a sacar, sin embargo, a la calle a gente cada noche. l

El incivismo deja basura y destrozos en las plazas tras la celebración de los botellones nocturnos