Las “celebraciones” del Samaín desafían las restricciones de la Covid

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
|

Con la pandemia del coronavirus en la zona en pleno auge y un recién estrenado cierre perimetral hay quien le planta cara con humor a las circunstancias y se resiste a no celebrar la noche del Samaín. Es el caso de la familia de Diego Carpente, en Neda, que vive con especial motivación estas fechas. Su casa en O Puntal de Abaixo atrae estos días la visita de vecinos y curiosos maravillados con su “terrorífica” decoración. Arañas, monstruos y ventanas tapiadas son algunos de los elementos que decoran su jardín. “Nos gustan mucho estas fiestas y desde hace ocho años venimos decorando la casa. También lo hacemos en Navidades”, explica el propietario. El “ánimo de espíritu” le viene a esta familia de serie, no en vano son miembros de la comparsa La Canteira de Neda.

Detrás de esta “casa del terror” hay casi un mes de trabajo previo al que hay que sumar las horas de instalación. “Lo hacemos porque nos gusta y vemos que anima a nuestros vecinos a visitar nuestro jardín y es algo que, en estos momentos de incertidumbre, hay quien nos agradece cuando salimos a dar una vuelta por la zona disfrazados”, dice.

Tampoco la asociación de comerciantes y hosteleros ECHO Catabois ha querido faltar este año a su cita con el Kilómetro del Terror que alcanza su décima edición y, adaptándose a las medidas de seguridad, citó a los vecinos a salir a sus ventanas a “aullar para lembrar ás ánimas confinadas” apoyados por un vehículo dotado con megafonía. Además, hasta el día 5 animan a participar en el concurso de disfraces y decoración online que convocan en redes sociales. Para ello los interesados deberán etiquetar a la entidad @echocatabois e incluir los hashtag #cabaza, #disfraz o #decoración en sus fotografías. l

Las “celebraciones” del Samaín desafían las restricciones de la Covid