Porta Nova dispondrá de diez oficinas y cuatro espacios comunes

El Círculo Ferrolán de Xadrez ya se ha instalado, tras abandonar el Cantón, en un local en Porta Nova j. meis
|

El centro comercial Porta Nova se prepara para sus nuevos usos como sede de entidades sin ánimo de lucro de la ciudad, en el primer y segundo piso, y espacio de coworking en la última planta, destinada a impulsar ideas de negocio ligados a las nuevas tecnologías –para este fin se destinan 300.000 euros en el borrador de presupuesto dado a conocer–.

La comisión de Economía e Facenda celebrada ayer abordó las bases para la asignación de locales, que incluyen los requisitos, las obligaciones y la fórmula de baremación, entre otras cuestiones. Este documento fue entregado a los grupos municipales para que lo estudien y realicen las aportaciones que consideren oportunas en los próximos días.


Como explicó el alcalde, Jorge Suárez, “servirá para dar un a un novo pulo a un conxunto de locais en estado de completo abandono que se adxudicarán a través dunha comisión de baremación da que formará parte un membro designado de cada grupo co obxectivo de revitalizar o propio centro e o seu aparcadoiro, e dinamizar comercialmente a toda a zona”.


El nuevo Porta Nova dispondrá de diez oficinas y cuatro espacios comunes, con el objetivo de que todas las asociaciones de la ciudad cuenten con espacios de dinamización, por concurrencia, en igualdad de condiciones. Desde que se han anunciado los fines del inmueble ya se han interesado por contar con espacios entidades locales como la Asociación de Persoas Xordas, Amigos do Ferrocarril o incluso rondallas de la ciudad, que no cuentan con sede propia.

empresas
Esta propuesta de conceder locales a entidades se complementará con el impulso al empleo y al emprendimiento ligado a las nuevas tecnologías, con una línea de ayudas y subvenciones que se reflejan en el documento presupuestario para 2017 con una partida de 300.000 euros, destinada al conjunto de oficinas de coworking.

Los titulares se harán cargo de los gastos de luz y agua, mientras que las obras y el mantenimiento dependen del cesionario.

Porta Nova dispondrá de diez oficinas y cuatro espacios comunes