Denuncia que se levantase la suspensión de la actividad a un local de música en vivo

DENUNCIA RUIDOS EL COLONIAL
|

La reapertura, el pasado viernes, de un establecimiento de café-concierto situado en el número 163 de la calle del Sol ha propiciado que una vecina que reside en el tercer piso del edificio, Alejandra Rodríguez Romero, denuncie públicamente el hecho de que el Concello de Ferrol le hubiese concedido de nuevo la licencia de actividad al local, después de que en junio de 2013 se hubiese ordenado la suspensión inmediata de la misma como medida cautelar.
En esa fecha, el negociado de Urbanismo había iniciado un expediente de reposición de la legalidad por el cual se suspendían las actuaciones musicales en vivo, a causa del desarrollo de una actividad de pub para la que no se contaba con la preceptiva licencia municipal, ya que el establecimiento en cuestión disponía de permiso para café-concierto. En un nuevo informe del Concello, con fecha del pasado 30 de enero, se concluye el archivo del citado expediente, en base a que la titular del negocio “aportou proba válida en dereiro da realización de actividades musicais en directo no local, de tal xeito que se adecúa á licenza de café-concerto que ten concedida dito local, en canto á celebración de actividades musicais en vivo, levantando a medida cautelar de suspensión de actividade”.
Alejandra Rodríguez Romero, que dice haber conseguido el anterior cierre gracias a la mediación del Valedor do Pobo, asegura sentirse indefensa ante la posibilidad de que vuelvan a superarse los niveles de ruido que la obligaban a llevar a sus hijos de cinco y seis años a dormir a la casa de los abuelos los fines de semana, así como las llamadas al timbre durante la madrugada y los destrozos en el portal. Añade que en el edificio también viven personas mayores y enfermas a las que se les priva del descanso.
En el supuesto de que vuelva a ocurrir lo de la anterior etapa, Alejandra Rodríguez se pregunta qué puede hacer, ya que la Policía Local ahora no realiza mediciones del ruido, porque no dispone de sonómetro. Este extremo fue confirmado por el jefe de la Policía Local, Emilio Martínez, quien señaló que sí atienden las llamadas al respecto y, en el momento en que detectan que el volumen de la música es elevado, requieren al dueño del negocio que la baje.
Esta nueva situación no permite al afectado contar con el informe de las mediciones y, por lo tanto, lo imposibilitan para presentar la oportuna denuncia en el caso de que lo considere necesario.
Según Alejandra Rodríguez, en la actualidad las competencias en esta materia las tiene el negociado municipal de Medioambiente, al que ella ya se dirigió, pero le informaron que la jefa del departamento lleva varios meses de baja por enfermedad y que, en todo caso, el horario es hasta las dos de la tarde. De ahí que la denunciante se cuestione quién va a protegerla durante el horario nocturno, que es cuando los ruidos provocan malestar en el vecindario.
Alejandra Rodríguez insiste en que no pretende el cierre de ningún local y que solo quiere que la dejen descansar. n

Denuncia que se levantase la suspensión de la actividad a un local de música en vivo