Catalina García: “Sumando se pueden conseguir grandes cosas”

\Katy Catalina Garcia
|

El programa de recursos solidarios que desde hace un año viene desarrollando el Concello Narón para ayudar a los que menos tienen ha sido el germen de un proyecto de visión más amplia y comprometida que tendrá en As Lagoas su infraestructura logística. En menos de un mes, una nave de aproximadamente mil metros cuadrados acogerá el Centro de Recursos Solidarios de Narón. La Concejalía de Acción Social, con su responsable al frente, Catalina García, lidera una iniciativa que nace con vocación de convertirse en comarcal.  

Una nave situada en el polígono de As Lagoas acogerá una iniciativa que dará lugar a otros futuros proyectos de contenido social, entre los que cabe citar bancos de libros, de profesionales e, incluso, de viviendas

¿Cómo surge la idea?
El punto de partida tiene que ver con una primera intención de crear un banco de alimentos. Posteriormente, y a raíz de un contacto casi diario con Cáritas, nos encontramos que el interés de colaborar por parte de las grandes superficies iba mucho más allá de donar algunos alimentos. La ayuda se tradujo en productos de hogar, textil, alimentos frescos y congelados, además de las primeras estanterías para poder ir almacenando lo que iba llegando. A partir de ese momento, ya surgió la iniciativa que en breve verá la luz.   

¿Con qué ayuda cuenta el Concello a la hora de poner en marcha, organizar y desarrollar un proyecto de estas características ?
La colaboración llega de la mano de asociaciones como Cáritas, Dignidad y Arraigo. Son las que  ya se vienen haciendo cargo de la distribución de los recursos que, ya sea a través Banco de Alimentos o como donativos particulares, la administración local ha venido repartiendo a lo largo del último año entre familias con escasos recursos.

¿Cómo será su funcionamiento?
Gestionado por una persona que se encargará de contabilizar la llegada de material y de abrir regularmente el almacén. Las instalaciones de As Lagoas se convertirán en un gran centro logístico tanto a la hora de recibir como a la de repartir todo aquello que se vaya recibiendo, ya sea por parte de organizadores como de particulares, a fin de evitar, en la medida de nuestras posibilidades,  situaciones de exclusión social. Solo un dato, antes de acabar el año el Concello ya habrá ayudado a 260 familias más que en 2012.

¿Este tipo de ayuda, en que se han traducido?
Va en función de las necesidades. Hay familias que no tienen para pagar el rodaje del coche y hay otras cuyas carencias pasan por material escolar, alimentos o ropa.

¿Y este papel es el que también desempeñará el Centro de Recursos Solidarios?
Ahora mismo se trabaja en la dotar de personalidad jurídica al centro, ya sea como fundación o patronato, precisamente para que pueda desempeñar aquel papel solidario que requiere una sociedad muy tocada por una crisis económica que pasa especial factura a los que menos tienen. Nuestra idea también es crear, de cara a un futuro más o menos inmediato, un banco de libros y material escolar y, con vistas a un nuevo mandato, poner en funcionamiento un banco de profesionales, en el que pintores, albañiles o electricistas puedan desempeñar una labor social con trabajos para la comunidad. Yendo todavía más lejos, el Centro de Recursos Solidarios también podría dar lugar a la creación de un banco de viviendas para disponer de casas para  aquellos que más las necesitan.

¿Todos estos proyectos quedarán reducidos a la ciudadanía de Narón o también están pensados con carácter comarcal?
En un primer momento el Centro de Recursos Solidarios fue concebido como algo para dar servicio a los vecinos de Narón si bien ahora ya nadie entiende la iniciativa como limitada a lo local. Más adelante nuestra intención es presentarla a la Mancomunidad de municipios del área de Ferrol para invitar a cada uno de los Concellos a tomar parte en una iniciativa que hoy más que nunca debe desempeñar un importante papel social para garantizar el bienestar de los más débiles. Considero que sumando se pueden conseguir grandes cosas.     

¿Qué es lo que todavía falta para que el centro comience a funcionar?

A día de hoy se está trabajando tanto en lo que se refiere al acondionamiento de la nave –estimando las obras y organizando la reforma– como en el apartado burocrático. Esta última vertiente tiene que ver con la certificación de los nuevos usos que pasarán a tener unas instalaciones en un principio pensadas para acoger proyectos empresariales. Ambas cuestiones, tanto las obras como la documentación, confiamos en que podrán estar listas antes de finales de mes. Nuestra idea es que el centro abre sus puertas este mismo año.

¿Se trata de un local comprado, cedido o alquilado?
El Ayuntamiento de Narón abonará mensualmente alrededor de mil euros por el uso de una nave que estará vinculada a la administración local durante los próximos cinco años. Además, el Concello también asumirá los gastos que puedan derivarse de las reformas previstas. A estos desembolsos también hay que sumar la intención de hacer una aportación económica extraordinaria para realizar una compra de cara a la Navidad. Por su parte, tanto Dignidad como Cáritas colaborarán con unos 6.000 euros más.

¿Cómo se invertirá el dinero?
Se analizarán las necesidades y se estudiarán las opciones para tratar de rentabilizar al máximo los recursos. El último reparto de productos aportados por el Banco de Alimentos dio lugar a la distribución de 13.000 kilos. Fue en el mes de noviembre. Con anterioridad, en el de agosto, habían sido repartidos otros 17.000 kilos.

 
Catalina García, responsable del área social del gobierno cuatripartito de Narón y portavoz del PSOE, está muy ilusionada con la puesta en funcionamiento de un proyecto del que dijo que no podría haber salido adelante sin la ayuda de las organizaciones no gubernamentales y sin la colaboración de las áreas comerciales, de los grandes y pequeños negocios y de las muchas y generosas aportaciones que el Concello recibe para causas sociales de las manos de particulares. 

Catalina García: “Sumando se pueden conseguir grandes cosas”