Un partido especial, pero solo tres puntos más

Aunque todavía no ha marcado como racinguista, David Rodríguez se ha mostrado muy participativo en el juego del equipo | Jorge Meis
|

Un partido muy especial, sí; pero ni más ni menos que tres puntos. Esa es la idea con la que la plantilla racinguista prepara su visita del domingo a Riazor para afrontar uno de esos partidos marcados en rojo en su calendario. Un choque deslucido por la ausencia de público pero que, inevitablemente, tiene un sabor especial para los protagonistas. Entre ellos, un excéltico como David Rodríguez, de confesado corazón celeste y que le tiene ganas a un Deportivo al que nunca le ganó ni le marcó con ninguno de los equipos por los que ha pasado.

Una pequeña motivación extra por si no fuese suficiente la solera de su adversario o lo mucho que de por sí hay en juego para el Racing en este partido. “Ellos a lo mejor no están tan acostumbrados a jugar en esta categoría, pero para nosotros es un partido más, con tres puntos para acercarnos a los puestos altos de la tabla”, advierte David Rodríguez, quien confía en que Riazor no intimide al cuadro verde. “Es un tópico, pero resulta verdad: no deja de ser un campo verde, con dos porterías y medio campo para cada equipo... Nos tiene que motivar, pero tiene que ser solo eso, motivación, no debe pasar esa línea en la que te genera precipitación. Son tres puntos igual de importantes que los pasados o los que van a venir”, sintetiza el jugador, para quien la clave del partido será precisamente esa: saber jugar con la ansiedad, en el caso del Deportivo, y no cometer errores, en el del Racing.

“El Depor es un reflejo de su entrenador. Es un equipo rocoso al que es difícil hacerle ocasiones”, valora. “No les importa no tener la posesión de la pelota, pero en cualquier error te matan. Así que hay que cometer pocos fallos cuando tengamos la pelota. Hay que evitar pérdidas absurdas y tener el balón lo máximo posible en su campo. Jugando en casa y con la presión de que tienen que ganar todos los partidos, a ellos se les puede hacer muy cuesta arriba”.

El prestigio de su oponente tiene que ser una anécdota a la hora de saltar al campo. No en vano, “se está viendo que los resultados están siendo muy parejos. El Depor es un equipo difícil, pero por nuestro crecimiento y porque cada vez estamos más conjuntados, estamos viendo que somos un equipo cada vez más valiente con el balón. Tenemos que estar acertados en las oportunidades que tengamos, que van a ser muy pocas”, apunta para asaltar Riazor.

Y, ahí, David Rodríguez confía en no fallar y poder estrenar su cuenta goleadora, algo que no le preocupa porque, aunque “estoy deseando marcar, sí es verdad que estoy intentando ayudar en otras facetas. El equipo está en construcción y en mi situación se va a ver un jugador que tiene y se crea más ocasiones”, asegura. En ese aspecto, nota cada vez más química con Joselu – “nos vamos buscando y encontrando más y solo con la mirada ya nos entendemos”–, aunque en líneas generales el margen de mejora del equipo es mucho en relación a otras escuadras, “que ya tienen la idea cogida. Nosotros vamos dando pasos de dos en dos para llegar al tramo final en las posiciones que queremos. Somos un equipo sólido y vamos mejorando a pasos agigantados con el balón”, confía.

Un partido especial, pero solo tres puntos más