España devolverá en marzo otros 1.500 millones del rescate financiero

|

 El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, anunció ayer que España devolverá el próximo 18 de marzo otros 1.500 millones de euros del rescate financiero que solicitó a la Unión Europea para sanear su sistema financiero.

En su intervención en el encuentro informativo Foro Líderes, De Guindos explicó que el objetivo del Gobierno español era amortizar una mayor cuantía, aunque finalmente ha tenido que limitarla a 1.500 millones a petición del Mecanismo Europeo de Estabilidad (Mede), el conocido como fondo de rescate permanente de la zona del euro.

“La voluntad del Gobierno era haber pagado bastante más de estos 1.500 millones, porque es un síntoma de normalización”, señaló De Guindos, que destacó que el Tesoro español se financia ahora a un precio asumible y tiene “bastante liquidez”.

amortizaciones

En total, España recibió 41.300 millones de euros del rescate financiero de sus socios europeos, de los que el año pasado ya amortizó anticipadamente otros 1.300 millones.

El Mede mantiene un programa de supervisión sobre los países que recibieron su asistencia hasta que hayan devuelto toda la ayuda, que en el caso de España está previsto para 2027.

Por otra parte, el ministro de Economía, Luis de Guindos, aseguró que los próximos cinco años serán “buenos” para España, ya que la economía crecerá entre el 2,5 y el 3%, y el país podrá “curar las heridas abiertas” .

Se trata de una previsión “plenamente factible” porque la economía española puede avanzar ya en 2015 cerca del 2,5% y crear unos 500.000 puestos de trabajo, tras las medidas impulsadas por el Gobierno y el esfuerzo hecho en los últimos años por la sociedad.

Una de las preguntas que se le plantearon al ministro durante su visita a Cataluña fue precisamente la cuestión del debate soberanista.

De Guindos aseguró que el Gobierno tendió siempre la mano al diálogo con Cataluña desde el punto de vista de la “legalidad” y la voluntad de “seguir viviendo juntos”, y comentó que los inversores le preguntaban hace seis o siete meses por esta cuestión, aunque ahora ya no.

Indicó, a este respecto, que los inversores conocían “perfectamente” cuál era la realidad española, catalana y de la UE y que consideraban que la reivindicación independentista “no era racional ni razonable”.

El ministro, pues, restó importancia al riesgo que puede suponer para la economía española el debate catalán y el resto de elecciones que está previsto que se celebren este año.

España devolverá en marzo otros 1.500 millones del rescate financiero