El Estado Islámico reivindica la masacre de 50 personas en un club de Orlando

El suceso conmocionó a la población de Orlando steve nesius
|

El autodenominado Estado Islámico reivindicó ayer el ataque que dejó al menos 50 muertos y 53 heridos en un club frecuentado por homosexuales en la ciudad estadounidense de Orlando. El tiroteo, perpetrado la madrugada del sábado a ayer, es la mayor matanza por arma de fuego en la historia reciente del país.
El autor fue identificado como Omar Mir Sediq Mateen, de 29 años de edad, de la localidad de Port St. Lucie (también Florida), según confirmaron fuentes policiales a la cadena CBS. Estas mismas fuentes precisaron que Mateen, de ascendencia afgana, mantenía lazos con radicales islámicos pero carecía de antecedentes delictivos.
El incidente comenzó en torno a las 2.00 de la madrugada –las 8.00, hora peninsular española–, cuando el individuo cruzó varios disparos con la Policía antes de atrincherarse en el local, un conocido club de ambiente gay, donde se encontraban al menos un centenar de asistentes que tomó como rehenes.

artefacto sospechoso
Múltiples unidades de Emergencias y Policía, entre ellas unidades de artificieros y equipos especiales, llegaron al lugar tan pronto la Policía pudo confirmar que el individuo también transportaba lo que fue descrito como “un artefacto sospechoso”. Pasados unos minutos y tras los esfuerzos infructuosos de un negociador, la Policía decidió entrar en el local y mató al asaltante.
Sobre la identidad del responsable de los disparos, la Policía se limitó a informar de que “no era de los alrededores y estaba bien organizado y preparado”. El FBI, por su parte, apuntó que investiga la situación como si de un “caso de terrorismo” se tratara.
Tras el tiroteo final, en el que intervinieron las unidades de acción rápida SWAT y un vehículo acorazado, la Policía consiguió rescatar con vida a 30 personas del local, que recibieron inmediatamente atención médica in situ. Se desconoce el estado exacto de los heridos, de diversa consideración. Al poco de terminar el incidente, la Policía realizó una “detonación controlada” del artefacto que portaba el sospechoso, sin dar más detalles.
A pesar de la urgente necesidad de donaciones de sangre para los heridos, los gays están siendo rechazados como donantes debido a la prohibición existente en Estados Unidos de que los hombres donen si han mantenido relaciones homosexuales en el último año. Esta polémica restricción genera desde ayer fuertes críticas en las redes sociales y en las calles.
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, expresó sus condolencias a las familias de las víctimas en un comunicado. “Nuestros pensamientos y oraciones para las familias y los seres queridos de las víctimas”, dijo el presidente.
Obama confirmó la hipótesis del ataque “terrorista y de odio” en una comparecencia en la Casa Blanca y denunció que se trata de un atentado contra los valores de igualdad y tolerancia.

El Estado Islámico reivindica la masacre de 50 personas en un club de Orlando