La ley gallega que busca la transferencia de la AP-9 se debatirá mañana en el pleno del Congreso

La autopista del Atlántico a su paso por el área de A Coruña | AEC
|

El pleno del Congreso debatirá mañana la proposición de ley del Parlamento de Galicia que busca traspasar a esta comunidad autónoma la titularidad y las competencias de la Autopista del Atlántico, la AP-9. Los encargados de defenderla, tras su designación parlamentaria, serán el diputado y vicepresidente primero de la Cámara, Diego Calvo, y los líderes de BNG (Ana Pontón) y PSdeG (Gonzalo Caballero).

Según el orden del día acordado por la Junta de Portavoces de la Cámara Baja, esta iniciativa se someterá a su debate y votación de admisión a trámite, su primer examen en el Congreso.

Y es que, desde su aprobación por unanimidad en marzo de 2016 por el Parlamento de Galicia, esta cámara autonómica aprobó al menos otras dos leyes con el fin de lograr el traspaso, con el veto del entonces Gobierno de Mariano Rajoy hasta en dos ocasiones.

Un veto levantado por el nuevo Gobierno del PSOE, tras la investidura de Pedro Sánchez en 2018, que permitió su debate ante el pleno en diciembre de ese año. En esa votación, la iniciativa obtuvo el apoyo de todas las formaciones del Congreso, a excepción de Cs, que optó por abstenerse.

Sin embargo, la disolución anticipada de las Cortes Generales, por la convocatoria de elecciones apenas unos meses después dio al traste con su tramitación.

Concretamente, la iniciativa establece la transferencia a Galicia de la titularidad y las competencias sobre el régimen de concesión de la autopista, y las funciones y servicios ejercidos hasta ahora por la Administración General del Estado.

Consecuencias

Una vez hecho el traspaso, la comunidad tendrá encomendada la autorización de la puesta en servicio de nuevos tramos, adaptación o reformas, junto con los enlaces y vías auxiliares; la supervisión e inspección del correcto funcionamiento de la autopista; la potestad sancionadora respecto de incumplimientos de la concesionaria con respecto a la explotación; las modificaciones que afectan al régimen económico-financiero de la concesión, supresión de tarifas y peajes, así como programas de descuento y la redacción de convenios o adendas relativos al régimen de concesión actual de la AP-9.

Por su parte, el Estado, según el texto aprobado por el Parlamento de Galicia, “conservará a su cargo, respecto de la sociedad concesionaria, las obligaciones con repercusiones económicas y financieras derivadas de la aplicación de la concesión en vigor que fuesen motivadas por modificaciones adoptadas en el periodo en que tuvo la competencia”.

El traspaso, que se realizará en el momento en que tenga efectividad la transferencia de los medios materiales y presupuestarios necesarios, a través del acuerdo de la Comisión Mixta de Transferencias Estado-Xunta de Galicia y el correspondiente decreto, no supondrá incremento alguno de los créditos ni minoración de ingresos previstos en los Presupuestos en vigor.

Tras el encuentro que el pasado viernes mantuvieron el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, y el titular de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, este trasladó que el mandatario estatal había reiterado su compromiso con la rebaja de peajes de la autopista y también se había mostrado proclive a su traspaso, dada la “unanimidad” de los grupos del Parlamento de Galicia sobre esta cuestión. l


La ley gallega que busca la transferencia de la AP-9 se debatirá mañana en el pleno del Congreso