Arantxa Novo, el adiós de la mejor jugadora ferrolana

|

Del Mercedarias al IDKA Gipuzkoa, Arantxa Novo (Ferrol, 20 de diciembre de 1982) acumula en su mochila deportiva más de veinticinco años pegada a un balón de baloncesto. Más de un cuarto de siglo en el que convirtió su pasión en su forma de vida, alcanzando buena parte de los éxitos a los que una baloncestista aspira. Ahora, con 33 años cumplidos y cuando aún se siente cómoda sobre la cancha, la base ferrolana ha decidido que es el momento de cerrar este ciclo de su vida y ayer mismo hizo pública su decisión de retirarse a finales de una temporada a la que apenas le resta una semana para su conclusión. 
“Ha sido una decisión dura para mí, pero también muy meditada”, anunciaba arropada por su entrenadora, la presidenta del IDK y varias compañeras. Y es que, en un momento en el que los deportistas exprimen sus carreras al máximo, Arantxa Gómez, a la que no le faltarían ofertas para seguir en la elite, ha preferido dar un paso atrás y decir adiós “cuando todavía tengo buenas sensaciones. Soy una persona muy competitiva y sé que para mí no rendir como quiero iba a ser muy complicado”. También puntualiza que se marcha satisfecha “dejando al equipo –el IDK Gipuzkoa cuya camiseta ha defendido en las últimas siete temporadas y en el que en reiteradas ocasiones ha insistido encontrarse en familia– en la máxima categoría”.
La última campaña “no ha sido fácil” para la jugadora departamental, que a mediados de enero, precisamente en su regreso a Ferrol para medirse con el Star Center, se rompió el menisco, lo que la obligó a pasar por el quirófano. Las lesiones, pero también algunos temas personales y otras circunstancias, tal y como explica, la han llevado ha tomar una medida que, asegura, “llevaba meditando ya desde hace algún tiempo y ahora he sentido que había llegado el momento. El día que se lo comuniqué a Azu –Aranzazu Mugurua, su entrenadora– es como que se me partía el alma. Me iba a costar igual ahora, dentro de un año o de dos”.
Arantxa Novo tiene por delante ocho días exactos y tres partidos para poner el mejor broche posible a una trayectoria que arrancó en el colegio Mercedarias y siguió en el Yaya María de Lugo, en donde, de la mano de Juan Corral, arrancó verdaderamente su carrera deportiva en la elite con 17 años. Para ambas entidades tuvo palabras de agradecimiento, al igual que para los otros clubes que se fue encontrando en su carrera –Santa Eulalia, Extrugasa y Rivas Futura– antes de recalar, en 2009, en el IDK Gipuzkoa, entonces en la Liga Femenina 2. Con esta entidad asegura haber vivido uno de sus mejores momentos deportivos, tras ser elegida la mejor jugadora de la fase de ascenso del 2013, resultando determinante su concurso para que las vascas alcanzasen la máxima categoría.
En total, han sido 17 temporadas como profesional, 11 de ellas en la máxima categoría, en las que Arantxa Gómez se forjó como una de las mejores bases del país con la misma garra y honestidad con la que ahora dice adiós en su despedida. “Ahora toda descansar, cuando vuelva de vacaciones pensaré más en serio qué camino coger”.

Arantxa Novo, el adiós de la mejor jugadora ferrolana