El Racing supera uno de sus traumas

\fútbol entre el Racing y el Somozas
|

 

El Racing superó ayer uno de los fantasmas que lo han acechado las últimas temporadas para dar otro paso hacia el título del grupo I. Eso sí, para el equipo ferrolano no fue fácil derrotar al Somozas, una de sus bestias negras más recientes. Al contrario, solo la rigurosa expulsión del visitante Leuko le allanó el camino para elevar a diez y doce puntos la diferencia que tiene sobre el segundo y el tercer clasificado –eso sí, estos aún tienen que jugar hoy–, a falta de doce citas para llegar al final de la liga regular.
El partido, tal y como se esperaba, resultó áspero. Con el Racing tratando de tener el peso del juego a través de la posesión y el Somozas haciendo uso del orden defensivo como método de cortar los intentos rivales –además de buscar la velocidad de sus jugadores ofensivos cada vez que recuperaba la pelota–, la primera parte pasó sin pena ni gloria. Tan solo un despeje de Mandaluniz, que tropezó en Joselu y estuvo a punto de convertirse en gol –el cancerbero del Somozas desvió al final la pelota encima de la línea de gol–, apareció en la cuenta de ocasiones de un primer acto que, sin embargo, sí que sirvió para que Tena, el entrenador del Racing, modificase algo su planteaminto retirando a un Golobart amenazado por una tarjeta.

ritmo
El encuentro ya tuvo otro ritmo en la segunda mitad, aunque no fue el Racing el que se erigió entonces en el dominador del partido. Al contrario, sin apenas ser capaz de llegar a la portería contraria, el cuadro verde vio cómo su rival jugaba más cerca de sus dominios y hasta se atravía a disparar sobre su portería. Sin embargo, un chut de Añón desde fuera del área y un golpe franco lanzado por Antón de Vicente se encontraron con la presencia del meta Sergio García que volvió a vivir un partido plácido.
Los minutos iban discurriendo sin que ninguna de las dos escuadras llegase a encontrar el premio del gol. Sin embargo, una acción cambió el signo del partido. Un saque de banda que Leuko tardó demasiado en ejecutar y una acción ingenua en la que el lateral del Somozas impidió el saque de Héber Pena provocó la expulsión del defensa visitante. Y ahí el Racing no perdonó. De hecho tardó poco más de cinco minutos en ponerse por delante en el marcador gracias al disparo de Borja Domínguez tras recoger un rechace de la defensa visitante en una acción a balón parado.
El encuentro desapareció casi por completo a partir de ahí, porque el Somozas no tuvo fuerza ni recursos para acercarse a la portería de su rival y el Racing, por su parte, ya vivió con mucha más placidez. Además, por si había alguna duda, Joselu se aprovechó de una acción de pillería para anotar el segundo tanto de la escuadra local, que durmió como un líder que lo es más.

El Racing supera uno de sus traumas