Fallecieron seis espectadores

|

Lo que tenía que haber sido una jornada de fiesta para los amantes del motor se convirtió en una pesadilla. A Coruña volvía a celebrar un Rally después de más de diez años. Muchos se dirigieron a los diferentes tramos para disfrutar del espectáculo. Pero a eso de las ocho de la tarde, en la segunda pasada del tercer tramo, uno de los participantes se salió del asfalto y arrolló a una veintena de espectadores. El resultado fue dramático: Seis muertos y quince heridos.

Se trataba de la quinta prueba puntuable del Campeonato Gallego de asfalto. La última vez que A Coruña había acogido una competición del Autonómico había sido en 1996, y un rally en 2001. La competición, organizada por la escudería One Seven, tenía un formato poco habitual, con tres pasadas a cada uno de los tres tramos.

El Rally se estaba celebrando con total normalidad. El máximo favorito, Iván Ares, se encaminaba hasta la victoria. La tragedia ocurrió cuando se completaba la segunda pasada por el tercer tramo. Ya solo faltaba la tercera y última, una espectacular pasada final que terminaría de noche.

Pero fue en ese momento, sobre las 20 horas en un punto entre los concellos de Cerceda y Carral, cuando el Peugeot 206 conducido por Sergio Tabeayo y con Luis Miguel Prego como colipoto se salió de la carretera en una zona muy rápida y arrolló a un grupo de espectadores. 

Poco después el Rally fue suspendido y se puso en marcha todo el dispositivo sanitario para atender a las víctimas.

De los seis muertos, había cuatro mujeres (dos de ellas embarazadas, y una menor de edad) y dos hombres.

Los heridos adultos fueron trasladados al Complexo Hospitalario Universitario y al Modelo, y los menores  al Santa Teresa. Tres de las víctimas mortales eran vecinos de Cambre, concello que celebrará una reunión hoy a las 12.00 horas y a continuación se leerá una declaración oficial. 

Por su parte, Carral ha suspendido las fiestas que se iban a celebrar hasta el martes.

Fallecieron seis espectadores